Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

www.arnaubenlloch.com / Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución de las personas a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a llevar una vida más apacible.


Archivo

  • 07
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Valencia niño jugar aprender vida

    Manera 29: Aprende de los niños

    Observar a los niños, sin juzgarlos, es uno de los mayores aprendizajes sobre el lenguaje de la naturaleza humana.

    Los hombrecillos del futuro son la esencia pura de la vida, apenas están deformados por el paso del tiempo ni por la acumulación de miedos que les puedan frenar.

    Invierte por un momento la idea de que los adultos somos los maestros y obsérvalos a ellos como los verdaderos gurús. Mientras se van haciendo mayores hacen que nos enfrentemos a nuestros límites para que expandamos la conciencia.

     Manera 29: Aprende de los niños

    Image by Q-Ta3

    Son retadores

    Los niños nos hacen crecer porque nos empujan hacia universos insospechados: a veces nos llevan al límite de nuestra paciencia, otras al límite del desgaste físico, y siempre nos obligan a mirarnos en su espejo.

    En ocasiones, observar al niño desde el ser adulto supone una bofetada de realidad que te hace rememorar aquello no tan agradable que creabas a tu alrededor cuando eras un crío. Te hacen recordar actitudes de tu infancia que ahora te parecen absolutamente insoportables.

    Siempre tendemos a autoengañarnos con que los niños de ahora son diferentes, también los padres han cambiado, las familias han cambiado, los colegios, el entorno, pero los niños son y serán siempre niños.

    Mirada de niño

    Ver la vida desde el prisma de un niño te devuelve la capacidad de ser espontáneo y entusiasta. Si consigues instaurar en tu vida la alegría natural de la infancia, su despreocupación por el futuro y la capacidad de ser auténtico, habrás conseguido hacer las paces con ese niño interior que muchas veces quedó herido y necesita de tus mimos.

    Déjate espacio para encontrarte con ese pequeño indefenso e inocente que llevas dentro, volverá a florecer en ti la capacidad de sorpresa y dejarás de verlo todo urgente, todo serio e importante, para disfrutar más de la vida.

     Juega

    Una de las claves es volver a recuperar su código: El juego. Haz de todo un juego y verás como sientes que te conectas a una fuerza especial que hace que todo te resulte mucho más sencillo y agradable. Conecta con esa parte infantil que ve la vida como un juego en el que se te han repartido unas cartas, pero en el que eres tú quien juega la mano.

    Cuida de ese niño y sácalo a pasear, llévalo al monte, a la playa, dale la oportunidad de recordar que un día fuiste puro, que necesitas tomarte la vida como un juego divertido. Y aunque hay momentos en que te crispen y te busquen las cosquillas, recuerda que ellos han venido para enseñarnos.

    Manera 29 de conectarte a la Fuente, aprende de los niños.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook