Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

www.arnaubenlloch.com / Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución de las personas a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a llevar una vida más apacible.


Archivo

  • 30
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Valencia

    Manera 66: Déjate en paz

     Obsérvate por unos segundos y pregúntate ¿cuánto tiempo dedicas al día a juzgarte, criticarte, martirizarte o simplemente tratarte con poco respeto?

     Quizá más de lo que crees o de lo que puedes apreciar a simple vista.

    Te recomiendo que te dejes en paz. Sabes de sobra que tu peor enemigo sueles ser tú. Te has hecho experto en autoboicotearte, en estrujar tus entrañas y focalizarte en aquello que no te gusta de ti o te falta, en vez de en aquello por lo que destacas o que ya eres.

     Libérate de esa carga que te has autoimpuesto de tener que ser alguien, de tener que ser tú. Tu reputación pesa tanto que hay días que cuesta continuar manteniendo el tipo, la imagen, la cadencia.

    Tu propio nivel de exigencia se va elevando y un día te encuentras exhausto de ti mismo, cansado de verte, de oírte, de intentar comprender qué debes hacer para simplemente SER.

    Manera 66: Déjate en paz

    Image by Poiraud Steph

     Cuando llega la complejidad de pensamiento a tu vida, cuando parece que todo escapa a tu control, cuando te saturas incluso de ti mismo es cuando puedes vislumbrar que ese control nunca fue real y nunca lo será.

    Rompe creencias

     La frase que tanto pronunciaba mi abuelo: ‘has de ser un home de profit’ (hombre de provecho) ha dejado en mí surcos neuronales marcados a fuego y me ha servido de flagelo en demasiadas ocasiones. Con frecuencia me pregunto ¿qué es ser un hombre de provecho?¿quién me obliga a tener que serlo siempre?

     Hoy mi respuesta a esa pregunta es diferente a la de hace un tiempo, he logrado modificar mi creencia: un hombre de provecho es aquel que aporta lo mejor de sí a su entorno y a la sociedad en la que vive sin perder por ello su centro. Con esta definición respondo también a la segunda pregunta: el único que te obligas eres tú, por tanto de vez en cuando suelta, relaja, déjate en paz para poder volver a encontrar tu centro. Por mucho que te vuelques en los demás si no estás en tu equilibrio o cerca de él, no servirá de casi nada lo que aportes porque no será lo mejor de ti y de mediocridades vamos ya muy servidos.

    Vuelve a casa

     Cuando llegado un punto ves que vives más en la periferia que en tu centro, es momento de volver, de regresar a tu hogar, de reunirte con tu Fuente, coger la goma y borrar las historias que ya no van contigo o que se pasaron de rosca, romper relaciones que bifurcan, cambiar de hábitos que ya no te benefician, reducir tiempos, modificar planes, soltar amarras, sentirte libre de aquello que hoy te aleja de tu eje vital.

     Dejarte en paz significa entrenar tu confianza en la vida, en la Fuente, en que no estás solo y en que donde tú solo ves caos existe un orden superior, donde tú ves complejidad artificial hay sencillez natural, dónde ves preocupación hay aprendizaje, donde sientes miedo hay superación.

    La autoexigencia cuando se convierte en vicio te oprime el pecho y algo que oprime nunca se lleva bien con la paz.

    De vez en cuando date una tregua, suelta el pie del acelerador, quítate los tacones y deja que las cosas sucedan sin meterte tú por medio. Manera 66 de conectarse a la Fuente: Déjate en paz.

    www.arnaubenlloch.com 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook