Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

www.arnaubenlloch.com / Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución de las personas a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a llevar una vida más apacible.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Silencio fuente felicidad soledad meditación

    Manera 9: Dedica tiempo a estar solo

     Estar solo es una necesidad imperiosa para poner orden en tu vida. Un profundo cambio duradero solo puede ocurrir si te detienes a autoexaminarte y decides cuál es tu plan. No puedes siempre estar mirando hacia fuera a través de la ventana sin observar con detenimiento el hogar interno que estás creando.

     Es necesario saber hacia dónde se dirige el caudal de tu río, de qué color estás viendo el paisaje al pasar y cómo verdaderamente te gustaría vivir este instante infinitesimal llamado vida. Si no defines donde quieres ir, el río te arrastrará.

     Cambia por voluntad propia o la vida se encargará de obligarte a través de una enfermedad, un despido, una muerte,una ruptura, un accidente, una bancarrota...La naturaleza siempre te empuja hacia tu camino natural, hacia tu cauce. La Fuente tiene mil maneras de tambalear tu vida para obligarte a sacar lo mejor de ti.

    Manera 9: Dedica tiempo a estar solo

     Un acto de amor

     La soledad bien entendida es un acto de amor por ti mismo y por los que te rodean. Buscar momentos de calidad en absoluta soledad, en un lugar tranquilo, un remanso amoroso en el que te entregas a ti, es uno de los hábitos más saludables  y efectivos que puedes emplear para llegar a ser un buen líder de ti mismo.

    Reúnete contigo con frecuencia, planifica el orden del día, pregúntate y respóndete sobre aspectos que te acercan hacia donde quieres ir:

     ¿Es esto lo que quiero en mi vida?

    ¿A qué me gustaría contribuir con mi paso por este mundo?

    ¿Qué haría de mi vida si no tuviera miedo?

     Para responder a esas preguntas necesitas estar en soledad y conectarte a la fuente.

    La introspección es una necesidad humana. Por muy apegado que estés a tu familia, cada uno de sus miembros deben pasar horas en  solitario para reordenar sus piezas y ensamblarse de nuevo sobre su centro vital.

     El retiro voluntario es nutritivo para el alma, dejas que el agua  de tu río, agitada y llena de fango, se vaya aclarando con el detener de la corriente. El fango se precipita al fondo y la mente de nuevo se aclara, se prepara para estar despierta y cristalina, para evitar que el día a día te introduzca de nuevo en el ritmo vertiginoso del caos. Aunque te recuerdo que el ritmo de tu vida siempre puedes marcarlo tú.

     Autobservarse es incómodo

     Cuándo observas a alguien cercano puedes extraer infinitud de aspectos a mejorar, cuando te observas a ti mismo desde la sinceridad encuentras igualmente mil aspectos mejorables y esto asusta, incomoda y da pereza. Asusta porque sabes que habrá que aplicar cambios y los cambios asustan. Incomoda porque ver tu sombra no resulta agradable. Da pereza porque sabes que una vez eres consciente de los cambios que has de aplicar en tu vida no aplicarlos supone un acto de autodestrucción.

     El director general de tu vida.

     Si quieres una vida con sentido has de aprender a hacer lo correcto. Lo primero es saber qué es lo correcto para ti. No puedes saber este tipo de cosas si no te dedicas tiempo a tomar conciencia, asumir la responsabilidad y poner tu plan a rodar con acciones concretas.

    La soledad es un ingrediente básico para comenzar el camino de acercarte a quien verdaderamente eres, para entender por qué un día pediste nacer y para ofrecer al mundo tu mejor versión.

    Silencia tu mente, silencia tu entorno y afina el oído, escucha qué música emite tu vida. ¿Te gusta lo que oyes? ¿es una sinfonía agradable? Si lo que escuchas no te gusta: ¡Cambia! Conseguirás hacer brillar esa partícula cósmica que eres. Manera 9 de conectarte a la fuente: Dedica tiempo a estar solo. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook