Blog 
¡A mi blog vas!
RSS - Blog de Clara Montesinos

El autor

Blog ¡A mi blog vas! - Clara Montesinos

Clara Montesinos

Publicista y periodista. Apasionada de los medios de comunicación, de Internet, de las redes sociales y de todo lo novedoso. Y muy puntillosa con la sociedad, la política y las cosas de la vida.

Sobre este blog de Sociedad

El blog de lo sorprendente, de lo cotidiano, de lo real. Todo aquello que me molesta, me crispa o me deja con la boca abierta a mi blog va de cabeza. Así es. Un lugar en el que podéis pasar el rato y con el que pretendo sacaros una sonrisa, que reflexionéis o simplemente que os entretengáis.


Archivo

  • 13
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Al Rincón a llorar

    Este no es el post que tenía preparado (a lo mejor no tenía otro, nunca lo sabréis...), pero leyendo el post de la rinconauta Maria Infante de ayer y sobre todo los comentarios, algo dentro de mí hizo que empezara a teclear esto.

    Siempre he oído hablar de las diferencias generacionales pero nunca creí en ellas. Hasta el punto de que cuando era adolescente, hacía un programa en la radio con mi padre sobre debates de este tipo y nos inventábamos la temática, porque no teníamos esas discusiones en la vida real: “Me quiero poner un tatuaje” (y mi padre tatuado), “me quiero ir de acampada” (y me dejaban las llaves del coche)... pero teníamos que debatir. Eso sí, me subieron la paga en directo gracias al acorralamiento del locutor. Por si nunca te lo he agradecido, gracias Ramón... Pero ayer comprobé y sufrí la carga generacional que llevamos por haber aceptado puestos por un bajo salario, en el mejor de los casos.

    Ahora es la crisis y a mucha gente con pocas ganas de mover el culo del sofá le viene de perlas. Pero antes era el “o lo tomas o lo dejas” o el tan famoso “mucha gente mataría por una oportunidad como esta”. Sí, chicos, habréis oído esta frase en “El Diario se viste de Prada”, pero a mí me la han dicho a la cara, varias veces.

    Si yo no hubiera aceptado prácticas gratis en la radio y en agencias de publicidad, mi currículo y experiencia no sería la que es hoy en día. ¿Y a qué me lleva esto? A pelearme con recién licenciados, sin menospreciar a nadie, por un sueldo mínimo. Pero un sueldo al fin y al cabo.

     Creo que las agencias deberían practicar las mismas técnicas que les venden a sus cuentas y mirar hacia dentro por una vez en su historia. ¿Qué quieren? ¿Publicistas que vayan saltando de agencia en agencia por 100 euros de diferencia? Pues ahí están. Por no hablar de la soberbia de mucha gente que trabaja en esto. Como es lógico, sólo vendemos lo bonito. El estar en el Festival de San Sebastián, grabar un spot, criticar al cliente después de una reunión, el colegueo de pedir una pizza porque nos quedamos hasta las tantas en la agencia...y todo eso es verdad. Pero ¡ay amigos! lo que no se cuenta...

    Chicos, y me dirijo a los becarios, esto ha sido así siempre. No es la crisis, no es culpa mía por haber aceptado un no contrato, no es culpa de la gente que trabaja en las grandes agencias y de noche duerme en un piso en el que no se puede poner de pie porque no cabe. Bienvenidos al mundo. Y si os estoy desilusionando, cosa que no creo porque sé como somos los publicistas, nos resbalan las críticas, creo que podemos hacer mejor las cosas.  Últimamente veo mucho “buenrolllismo” en el ambiente. Muchas ganas de aprender los unos de los otros. Estamos ávidos de buenas ideas. Aunque esto tiene también una parte negativa. ¿Nos estaremos acostumbrando a darlo todo a cambio de nada? ¿Estaremos siempre dispuestos a contestar “¡Claro! Cópialo, sin problemas! Gracias;)? ¿Vamos a estar las 24 horas del día ingeniosos en Twitter, brillantes en Facebook, a la espera del contrato del año?

    Como os he dicho antes, mi mente está en venta, y no era una licencia de la autora. Pero resisto y sigo firme hasta que el cuerpo aguante o el hambre apriete. Sólo os pongo un ejemplo: estaba yo en el médico y le cuento que vengo de una entrevista de trabajo, que no podía venir antes. “¿Qué te pasa?” “Tengo un dolor brutal en la garganta”. Y me contesta el especialista de la medicina: “Si a mí me dices brutal en una entrevista de trabajo no te contrato”. “Ya, pero es que yo nunca iría a una entrevista para trabajar contigo”. Lógicamente me fui sin receta, directa a llorar al Rincón ¡pero qué bien me lo paso! #lamagiadeserrinconauta
     

    PD: si alguien está interesado podéis visitar www.claramontesinos.tk


    Post escrito para El Rincón del Publicista. También lo podéis leer en ¡A mi blog vas!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook