Blog 
¡A mi blog vas!
RSS - Blog de Clara Montesinos

El autor

Blog ¡A mi blog vas! - Clara Montesinos

Clara Montesinos

Publicista y periodista. Apasionada de los medios de comunicación, de Internet, de las redes sociales y de todo lo novedoso. Y muy puntillosa con la sociedad, la política y las cosas de la vida.

Sobre este blog de Sociedad

El blog de lo sorprendente, de lo cotidiano, de lo real. Todo aquello que me molesta, me crispa o me deja con la boca abierta a mi blog va de cabeza. Así es. Un lugar en el que podéis pasar el rato y con el que pretendo sacaros una sonrisa, que reflexionéis o simplemente que os entretengáis.


Archivo

  • 01
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Camarero!

    Hace poco asistí a una cena con mucho glamour en el que el "organizador" de las mesas decidió poner el nombre de mi marido "y señora". Y mira que le advertí. Pero claro, es que se me ve el plumero. Cuando fuí a por las entradas días antes ya le dije: "Ni se te ocurra. Que yo no soy de nadie". Detrás de mí llegaron señoras solteras, divorciadas y yo pensaba que al ser mayoría y ante la aclamación popular de mi discurso, no había lugar a dudas. Pero no. El que organiza, manda. Y vaya si mandó. Es lo primero que me preguntó al verme: "¿Te has visto en la distribución de las mesas?" con una sonrisa de oreja a oreja. No hacía falta. En el brillo de sus ojos veía que me había colado lo de señora. Menos mal que es un gran tipo. Y se le perdona todo.

    Pero se ve que el tema hostelero con esto de los sexos no se lleva muy bien. Primero, cuando era pequeña y pedía agua siempre le ponían el agua a mi padre y la Coca Cola a mí. Y nos las teníamos que cambiar. No pasa nada. Después, y si esto te pasa es tremendo, a veces iba con algún chico que pedía Coca Cola Light y yo normal y la light me la ponían a mí. Que dan ganas de decirle: ¡sin indirectas, que estoy en el Hollywood y me he pedido una hamburguesa doble! Pero te contienes. El tiempo pasa. Y un día vas con tu novio, pides tú la cuenta (este tú lo he escrito adrede para remarcar quién pide la cuenta) y el camarero tiene a bien dársela a tu novio. Es decir, al chico. Esto me pasa constantemente. ¡¿Perdona?! Ah, que mi marido viene de cazar un mamut y es él el que te tiene que pagar. Perdona, es que de estar todo el día en la cueva quitando las manchas de sangre y barro del taparrabos de mi maridito pierdo la noción de la realidad... ¡Pues te va a pagar tu tía! Ah no, tu tío.

    ¿Cómo tenemos el cerebro organizado? Alguien pide la cuenta y directamente se la dan al chico. Algo hay cultural en la cabeza que nos ronda y en el momento de elegir a quién dar la cuenta, se produce el efecto "ruleta", el cerebro dice: hombre que es quien tiene la pasta, y al chico que va.

    Me temo que pasarán años hasta que esto cambie, aunque he de decir que una vez me dijo un camarero: La cuenta para ti que los tiempos están cambiando. Casi le doy un abrazo, eso sí, la propina se la ganó.

    También puedes leer este post en ¡A mi blog vas!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook