Blog 
¡A mi blog vas!
RSS - Blog de Clara Montesinos

El autor

Blog ¡A mi blog vas! - Clara Montesinos

Clara Montesinos

Publicista y periodista. Apasionada de los medios de comunicación, de Internet, de las redes sociales y de todo lo novedoso. Y muy puntillosa con la sociedad, la política y las cosas de la vida.

Sobre este blog de Sociedad

El blog de lo sorprendente, de lo cotidiano, de lo real. Todo aquello que me molesta, me crispa o me deja con la boca abierta a mi blog va de cabeza. Así es. Un lugar en el que podéis pasar el rato y con el que pretendo sacaros una sonrisa, que reflexionéis o simplemente que os entretengáis.


Archivo

  • 12
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tema de bancos

    Durante un tiempo me fue imposible sacar dinero del banco. Y no porque no tuviera o porque me naciera una fobia tremenda a los cajeros. No. Fue porque las palabras la gente las usa sin saber. Las palabras son lo que son y su orden tiene una función. Aquí no vale aquello de que el orden de los factores no altera el sumando. En las palabras y en las frases, todo tiene su sitio, y si no lo saben usar, por favor, compañías y demás, absténganse.
    Lo mismo me pasó en la autoescuela. ¿Habéis leído preguntas peores escritas que las de tipo test? Yo le increpaba todos los días al dichoso profesor cuando leía las preguntas: "Si ustedes no saben escribir, no pueden examinar ni de coches ni de nada", le decía día sí ,día también. Como os podéis imaginar, el que más contento se puso cuando aprobé fue el tal profesor.
    El caso es que yo entraba en el cajero, introducía la tarjeta y la pantallita amablemente me decía que esa opreración tendría un sobrecargo de tantas pesetas (fue hace años). Y a continuación me preguntaba: ¿Está usted conforme?" Yo marcaba que no, él me devolvía la tarjeta y yo me enfadaba llamando a mi padre, que era el que hablaba con el banco, para decir que no había forma de sacar dinero. Me pasó varias veces, hasta que mi padre fue al banco a soltar la bronca monumental. Antes de que entrara le expliqué lo que hacía. Menos mal, porque iba directo a prenderle fuego al banco.
    Pero lo lógico es que pusiera: "¿Quiere aún así sacar dinero?" Pero si me pregunta si estoy conforme no puedo decir que sí. Porque cómo voy a querer que me cobren, cómo voy a poder decir que sí a este sistema. Incapaz era de bajar la cabeza y aceptar. Iba en contra de mi ética, lo siento, no podía. Así que no volví a usar ese banco. Porque me niego a decir que sí cuando en realidad es que no. Que yo sí que se lo que significa una cosa u otra.
    Aunque el cachondeíto sigue por mi familia, por supuesto...

    También puedes leer este post en ¡A mi blog vas!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook