Blog 
Animaleando
RSS - Blog de Ata Gomis

El autor

Blog Animaleando - Ata Gomis

Ata Gomis

Ata Gomis es conductora del programa "Mis Queridos Animales" de la 97.7 Radio. ataliliangeles@yahoo.com

Sobre este blog de Sociedad

El blog de naturaleza, medio ambiente, animales y la vida misma.


Archivo

  • 19
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Valencia

    A cuatro patas

     

    A cuatro patas

    ¿Sabéis una cosa bestiecillas terráqueas? Quejarse es malísimo, pero malísimo malísimo malísimo. Es el peor tratamiento contra la piel, la belleza, la alegría y la vida. Quejarse constantemente como sustituto o añadido al tabaco, el café o las drogas,tiene  efectos devastadores sobre nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

    Haced la prueba, probad a miraros en el espejo fijamente y quejaros, pero quejaros a rienda suelta, sin represión, como hacéis habitualmente con vuestros compañeros de trabajo, amigos, familia o en un incendiario  monólogo interno. Veréis lo feos que os ponéis, y como servidora es coqueta de narices (no hay nada como tener una buena excusa para ser mejor persona) pues trato, lo intento , de quejarme lo menos posible y muchas veces ¡funciona!!.

    Pero  si  esto no marcha porque lo de estar más feo o más guapo se la trae uno al pairo,  y sigue  quejándose como un bellaco y ve que le sienta mal,  diciendo improperios y  echando la culpa de todos los males de su vida al resto de la humanidad,  aquí es  entonces cuando entra en juego, el tema del gato- perro, porque esto es un llamamiento y una esperanza para los que se quejan de dos cosas. A saber;

    1º Que nadie les escucha, les ignoran o desprecian.

    2º Que no se comen una rosca.

    Bien, pues tengo buenas noticias. Las dos quejas tienen solución.  

    Un perro, o un gato, te va a escuchar siempre, mientras desgranas tu rosario de quejas,  por lo  menos hasta que se quede sordo. El perro pondrá la oreja con alegría y paciencia. Y sI eres receptivo, y sabes hacer los silencios oportunos, o bien te pondrá la pata sobre tu pierna  devotamente o telepáticamente te transmitirá un mensaje. Si no te llega la información, mira  sus ojos, trata de traducir su mirada, es como si te estuviera contando un chiste mientras jadea y sonríe. Lo hace para que te relajes y quites importancia a tu parloteo sin sentido. Una vez hayas terminado, acaríciale la cabeza y el lomo y dale las gracias por haber  hecho tan humana labor siquiátrica.

    A cuatro patas

    Por otro lado el gato no sonríe tanto como el perro,  pero después de que hayas soltado tu verborrea delirante, con un lento parpadeo te dará a entender que nada es tan grave ni importante, que tus aspavientos de pobrecito de ti  y el daño que te hacen los demás, no son para tanto y que aprendas de él simplemente mirándole, respirando sereno mientras disfruta de un confortable almohadón. Son mensajes silenciosos muy prácticos y de gran valor.  Si  tomas varias sesiones con tu gato cada  vez que tengas un brote de queja, te asombrarás de los buenos resultados. Poco a poco verás más inútil el quejarse de todo y por todo y la pérdida de tiempo que supone.

    Y  ahora viene la segunda parte. Ríete tú del gimnasio, la discoteca, la falla, el club social, internet, el mercado etc… De sobra sabéis los que tenéis perro que cuando más se liga es sacándolo  a pasear. No hay nada comparado  con las interminables conversaciones, grupos que crecen día a día y gente que se renueva sacando a su amigo de 4 patas en el jardín de turno, o simplemente paseando plácidamente por la acera. Pero para los que no lo sabéis, porque no tenéis perro, y estáis  quejándoos y llorando por los rincones porque hace ya casi un lustro que no os coméis rosquilleta, este es el momento de adoptar uno. Pero lo tenéis que hacer con convicción, un perro es casi como un hijo, es nuestro hermano pequeño que nos va a dar muchas alegrías y algún disgustillo pero sobre todo nos va a conectar con el resto del mundo,  nos va hacer empatizar con otras especies que habitan la tierra, descubrir amigos en personas  con las que jamás hubieseis coincidido. Parece exagerado lo que digo pero no lo es, os lo aseguro. Vais a conocer a gente increíble, que ni sospechabais que existían, de todo tipo tamaño colores, y pensamiento. Y por su puesto vais a conectar con otros perros, que os van a hablar, os mirarán y os transmitirán sabios consejos. Haced la prueba. Escuchadlos. Es el momento de quizás encontrar a vuestra media naranja, sandía o brócoli, y con un nuevo amigo a vuestro lado.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook