Blog 
BA-LON-CES-TO y algo más
RSS - Blog de jose luis garcía llagües

El autor

Blog BA-LON-CES-TO y algo más - jose luis garcía llagües

jose luis garcía llagües

Periodista por vocación. Fotógrafo por afición. Actualmente soy redactor de fin de semana en el diario Levante. En mis ratos libres -muchos, la verdad- hago lo que quiero. O puedo.

Sobre este blog de Deportes

En este humilde ciberespacio hablaré preferentemente sobre uno de los deportes que más me apasiona: el baloncesto. Eso sí, quizá alguna vez me dará por reflexionar sobre algún libro leído, alguna injusticia o algún espacio televisivo. En cualquier caso, lo que quiero es mostrar mis opiniones propias...


Archivo

  • 27
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    baloncesto NBA básquet USA basketball USABasketball

    Llega la Champions del Baloncesto, llega la NBA

    Los mejores 30 equipos del planeta tierra. Los mejores jugadores que pueden pisar un parquet -salvo contadas excepciones-. El ritmo más vertiginoso del mundo baloncestístico. Las tácticas más osadas. La estadística avanzada. Las canastas imposibles. Los piques de egos. Los conjuntos que hacen del extra-pass una religión. La nueva temporada de la National Basketball Association (NBA) levanta hoy la persiana. Y muchos españoles -y europeos- volverán a la vida noctámbula por su culpa. 

    Recuerdo cuando aún estudiaba BUP y COU en el colegio y Canal Plus -ha llovido mucho desde entonces, todo hay que decirlo- daba un partido los viernes por la tarde. Y yo siempre era el último en llegar al sitio donde quedaba con mis amigos -siempre hay un rincón elegido para ello- porque quería ver el encuentro. La NBA me enganchó entonces, decántandome por un jugador por encima de los demás: Tracy McGrady. Recuerdo a Andrés Montés y su repetida frase -¿Porqué eres tan bueno McGrady?- cuando este artista de ébano hacía de las suyas. Prometo escribir un post sobre su figura. Nunca ganó un anillo, pero se merece un reconocimiento.

    Pero lo que hoy está en boca de todos los amantes del baloncesto -junto a los rescoldos de la patada de Rossi a Márquez- es el comienzo de una nueva temporada. Un año que viene apasionante -con una subida salarial por el nuevo contrato televisivo de por medio- y que para mí llega con tres equipos por encima de los demás. El corazón me dice que los Warriors se merecen un nuevo año de éxitos, pero la cabeza apunta hacia el colosal plantillón de Cleveland y al gran conjunto que de nuevo han ensamblado los Spurs. Vayamos por partes. 

    Llega la Champions del Baloncesto, llega la NBA

    El magnetismo de los Splash Brothers. Que los Warriors se merecían el campeonato el año pasado nadie lo duda. Su 80 % de victorias y el juego vistoso que desplegaron enamoraron a los aficionados. Siempre nos quedará la incógnita de lo que habría pasado con unos Cavaliers al completo. Con Irving, Love e incluso Varejao en pista. Pero eso ya es agua pasada. El bloque se mantiene casi intacto este año, aunque la pérdida de David Lee -un veterano en la pintura siempre ayuda cuando vienen malas- y los recambios conseguidos no son para tirar cohetes. Ni mucho menos. Quizá, con el aire de campeones a su favor tendrían que haber luchado para atraer a un buen jugador que completara un equipo llamado a estar arriba. Sin embargo, esta guinda no ha llegado al pastel de Steve Kerr.

    Llega la Champions del Baloncesto, llega la NBA

    Lebron y la ciudad maldita. Cleveland nunca ha ganado un anillo. Y Lebron abandonó la cálida Miami para luchar contra esta maldición. Como el príncipe desheredado de un cuento que vuelve al lugar que le vio nacer para hacer justicia. El año pasado solo fue superado en las finales, protagonizando unos playoff descomunales. Y este año la corte del Rey Lebron llega con más efectivos. Se ha mantenido el mismo bloque -despidiendo solamente a gente semi-retirada como Kendrick Perkins o Mike Miller- y se ha añadido un poco más de pimienta a la cocción con veteranos que pueden ayudar como Mo Williams, Richard Jefferson e, incluso, el novato Sasha Kaun. El trío de ases -James, Irving, Love- sigue ahí, el díscolo J.R. Smith y el batallador Dellavedova también, Mozgov y Varejao protegerán la zona... las victorias están aseguradas, pero muchos ya estarán rezando para que no se repita el calvario de las lesiones. Al menos, a finales de año. Cleveland ya era aspirante desde el principio el año pasado. Este lo es aún más.

    Llega la Champions del Baloncesto, llega la NBA

    Spurs: los viejos rockeros nunca mueren. El cascarrabias Gregg Popovich lo ha vuelto a conseguir. Me permitiré la licencia de un cruel símil: es como si la liga española tuviera un entrenador como el deslenguado Javier Clemente y éste dominara el juego colectivo desde hace años, siempre respaldado por sus estrellas. Que hiciera lo que otros ni siquiera piensan. Y en San Antonio tan contentos. El trío de veteranos formado por Ginobili, Parker y Duncan desde tiempos inmemoriales volverá a dar guerra -el argentino y la torre de las Islas Vírgenes han recortado sus salarios para que llegaran nuevos jugadores- y estará flanqueado por una estrella emergente como Kawahi Leonard y unos fichajes de relumbrón en la zona: el all-star Lamarcus Aldridge, el veterano para todo David West y el gigantón Marjanovic. Mills y Green aseguran continuidad -la filosofía del juego en equipo sigue intacta- y los texanos son, un año más, aspirantes a todo. 

    El lema de la NBA es "This is Why We Play". Se puede añadir sin problemas el "I Love This Game". Enciendan sus televisores o sus tablets de madrugada. El espectáculo está asegurado.

    @jlgllagues

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook