Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, a√ļn existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 15
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Eutanasia o martirio.

     

    No, el padre de Eluana, aquella ya famosa joven italiana, no fue un asesino, ni tan siquiera se le puede hacer responsable de la muerte de su hija, no fue ni es ning√ļn ser mal√©volo o despreciable, todo lo contrario, es un ser bondadoso, compasivo,un ser humano, una cualidad que muchos de los que gritaron y se desga√Īitaron entonces y lo siguen haciendo ahora negando un derecho a una muerte digna, sin sufrimientos innecesarios e in√ļtiles, mientras llevan a sus queridas mascotas, gatos, perros ,pajarillas, animales que no humanos aunque ellos les den ese trato a que la mano ejecutora del veterinario les prive de sufrir una muerte lenta, angustiosa, cruel, llena de sufrimiento, claro signo de la crueldad para con el ser humano de unas religiones que predicando la piedad en ellas se encierra la m√°xima impiedad.

    Que padre, hermano, hijo que asiste a la tortura, física y psicológica de un ser querido para los que la ciencia ya no les sirve de nada, ver día a día como se consume, como se convierte en un cuerpo inerte, sin vida propia, mantenida en la cama, enchufados a una maquina, envejeciendo, sondados, no tomaría la decisión de desenchufarlo, dejar que la naturaleza actué, que deje de ser un mártir. Pero nos dicen y claman que es pecado el disponer de esa vida, que debe de ser el sufrimiento hasta la saciedad, impuesto, por la intolerancia y al impiedad de algunos, a ejemplo del que consideran su fundador.

    Quien puede probar que esos mártires por imposición se han ganado ese llamado paraíso, ese cielo que la Iglesia promete a aquellos sufren el martirio, un cielo que se ha ganado a pulso mas de cien veces, pero si al paraíso van las almas, ?que tortura o que martirio sufren esos entes si es que existen no son de carne, solo son espíritu? Así pues el sufrimiento, la mortificación del cuerpo, esa envoltura que al fin y al cabo es polvo y vuelve a el, no sirve para nada, es el alma la que encuentra ese paraíso o ese infierno en el que algunos creen, pues ya el purgatorio ha desaparecido.

    No se puede, no es humano dejar pasar un infierno en vida acá en la tierra a una sola persona, su cuerpo, su vida le pertenecen a él, y es él el que puede disponer su fin, y la ley debía de garantizar ese derecho, un derecho que no una obligación como supone el mandato de una religión basada en la sangre y en el dolor, que promete a cambio de la intangible esperanza de un lugar en cielo, eso si en el mas allá, un lugar muy lejano, en el país de nunca jamas.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook