Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 26
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HOMBRES DE BIEN U HOMBRES BUENOS.




                       Quizá por mi origen, hijo de la clase obrera siempre he preferido a un hombre bueno que a un hombre de bien, de pequeño tal vez lo hiciese sin saber cual era el motivo, hoy cuando ya las canas pueblan mi pelo, he aprendido, he envejecido, y la vida me ha enseñado la diferencia entre ambos, si la mejor escuela como solía decir mi abuelo.
                       Los llamados hombres de bien, pueden ser buenos o malos, dado que es ser de bien esta sujeto a la moral que practiquen, es la condición moral impuesta a un individuo por la llamada moral religiosa la que determina el ser bueno, malo o ambas cosas a la vez, mientras un hombre bueno lo es por naturaleza, la ley natural impone a cada hombre, a su conciencia lo que es justo o injusto de acuerdo a ella, no de acuerdo a unas leyes sociales impuestas, ese ser suele pertenecer al pueblo llano, aunque casos extraordinarios también se dan en los poderosos nobles, son de carácter y espíritu conciliador, las mas de las veces suelen ser la piedra angular de las sociedades,pues ellos con sus argumentos imponen la paz y el acuerdo allá donde antes solo había enfrentamiento.
                   Ese hombre bueno lleva aparejado la capacidad de ser un hombre de estado, lo es porque es un experto en el trato social, él cumple con sus deberes para con la sociedad, respeta las reglas de juego democráticas, cumple los mandatos de la Constitución o normas de convivencia del país en cuestión, de un partido político, de una sociedad etcétera, realmente es un raro ejemplar, de una rara especie, casi en camino de extinción en la corrupta sociedad civil y política española.
              Tal vez si los muchos políticos de derecha y algunos de izquierda dejaran de considerase al menos por un instante hombres de bien y se convirtieran en hombres buenos, puede que la Justicia volviera a lucir fresca y lozana, que la crispación que día a día se incrementa en la sociedad desapareciera, de ese abismo entre clases que ya hoy comienza ase insalvable tejiendo puentes que unieran las dos orillas, y así de golpe desaparecerían todos esos políticos que tan solo saben mirarse ombligo, pero para desgracia nuestra ocurre que no ocurre nada, nunca se ha visto que un olmo de peras, por ello por mucho que pidamos a los profesionales de la política que se conviertan en hombres buenos, hombres con ideales, con el corazón a la izquierda, no lo conseguiremos, hasta la fecha esta demostrado que tan solo pueden ser hombres de  bien en esta nuestra España donde solo existe su moral, moral de cartón piedra de los decorados de las películas de romanos, si aquellas de Cinnecitta.
                    .
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook