Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 04
    Octubre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Religión y Razón Humana son incompatibles.

     

    Cuando en una sociedad la libertad de opinión y expresión no pueden se utilizadas, pues son vetadas por ciertas creencias y practicas religiosas, el hombre deja de tener derechos para convertirse en esclavo.

    Tan solo la comunión de filosofía y ciencia pueden organizar de una forma racional una sociedad, pues ambas tiene su origen en la razón humana, en la libre conciencia del hombre, la primera aportando la moral cívica que debe de reinar en la convivencia, hija de la Ley Natural que todo ser humano lleva impresa, la ciencia combatirá la mentira, la teología y la metafísica, pues ellas son los enemigos del hombre, que se mantienen a través de dogmas y de algo llamado fe, pero que no resiste el mas simple análisis.

    La incompatibilidad entre creencia y razón viene de muy antiguo, se pierde en el origen del hombre, un origen en el que cada día mas se comprueba que su aparición no es fruto del capricho de algún Dios, todo lo contrario es la evolución de la especie, la adaptación la que ha impuesto su ley, pero aún así existen determinadas organizaciones que continúan intentando mantener sometido al hombre a sus mentiras, aunque para ello deba de practicar la intolerancia y la violencia, solo a través del uso del miedo consiguen sus propósitos, que no son divinos, ni mucho menos, son perfectamente humanos, la ambición de riquezas y poder.

    Es ese miedo, hijo de la incultura del hombre el padre de las religiones, el miedo a lo desconocido, a la enfermedad, a la muerte, preguntas para la que el ser primitivo, incluso el mas moderno científico aún no ha encontrado todas las respuestas son los responsables de uno de los inventos que mas sangre ha hecho derramar a lo largo de la historia, esa creación fueron los Dioses. Esos recién creados dioses se convirtieron en el azote del hombre, se convirtieron en sus dueños, el hombre, la mayoría de ellos dejaron de ser libre, incluso los reyes debían de temer a los representantes de esas criaturas divinas, fruto de la imaginación de algunos.

    Aun hoy en el siglo XXI cuando se ha desentrañado el genoma humano, cuando la esperanza de vida alcanza máximos, cuando el hombre es capaz de vencer enfermedades, y aun mas allá, en ciertos países la religión sigue siendo un yugo con el que se esclaviza y tiraniza a sus ciudadanos, y aun mas allá al ver que su forma de vida sufre los primeros menoscabos por la convivencia en un mundo globalizado con esos otros hombres que ya han roto ese yugo a través de la verdad de la ciencia y la razón, no dudan en convertir a esos auténticos esclavos en fanáticos, que en su ignorancia, engañados cometen las mayores atrocidades de las que un hombre es capaz.

    No. no existen caminos alternativos, la religión es el enemigo de la humanidad, en tanto en cuanto quiera convertirse en el arbitro de la convivencia humana, de sus leyes, de sus derechos, de sus obligaciones, y si persiste en su empeño de tiranizar, oprimir y esclavizar al hombre como en la antigüedad ha hecho, deberá de ser combatida, y reducida por la razón y la ciencia a aquello que realmente es, una simple invención, que puede ser creída o no, el hombre tiene libertad para ello, pero no tiene el derecho de intentar imponerla al resto de la humanidad, y aún menos a través del uso de la violencia, el que así lo hiciera deberá de ser apresado, juzgado y condenado por las leyes humanas, que nada tienen que ver con esas que ellos mismos han creado y dicen que son divinas, nada hay ni en los cielos, ni en las profundidades de océanos y tierras, ni en sus superficies que no pueda ser opinable, y esa opinión no hay nada que impida que pueda ser expresada, porque el hombre, si, el hombre es libre, y nadie puede ser acusado, juzgado y condenado por expresar lo que piensa, ?vamos a poner limites al pensamiento?¿vamos a poner limites a la libre expresión?, si tal cosa se hiciera moriría la democracia y triunfarían los movimientos fascistas bien de derechas, bien de izquierdas o lo que es peor las teocracias madres de dos mil años de guerras de religión y millones de muertos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook