Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 19
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ?Ser político es un trabajo?

     

    En estos tiempos de penuria que corren para la mayoría de la clase trabajadora, y aun mas para todos aquellos que verán reducidas sus pensiones, sus sueldos congelados o lo mas injusto la perdida de esa prestación de socorro, esos cuatrocientos y pico euros que no siendo nada garantizaban ya no la vida digna que se pregona en la Constitución para todos los españoles, no simple y llanamente la supervivencia de cientos de miles de familias con todos sus miembros en el paro, causa verdadera inquina y estupor leer o escuchar los millones de euros que percibirán esos políticos que fueron y hoy ya no son nada.

    Y me pregunto ¿ esos señores son unos privilegiados? ¿acaso alguien les obligo a ser políticos? ¿desempeñar las labores de gobierno u oposición no son un trabajo publico remunerado? Sin duda me contesto y creo que muchos ciudadanos contestarían que si, y que sus sueldos son muy generosos, en ese caso cabria deducir que esos señores son pura y simplemente trabajadores, y que ademas son contratados por los ciudadanos de acuerdo a unos planes de trabajo para dirigir una empresa, el país, al igual que podría hacerlo en una multinacional cualquier consejo de ministración.

    Y consecuentemente siendo pues trabajadores su contrato de no ser renovado por la ciudadanía, caduca cada cuatro años, por cierto se les avisa de que pueden ser despedidos con un mes de antelación, durante el cual nos pueden hacer llegar sus nuevos planes para una nueva etapa en caso de que decidamos confiarle las riendas del país.

    Mas desmenuzando mas la pieza, cuando a un trabajador que se le termina el contrato, el empresario, en este casos los ciudadanos, deberán de practicarle el finiquito y las prorrogas de las pagas extras como manda el Estatuto de los Trabajadores, pues hagamoslo, que los expertos les calculen lo que les corresponde, teniendo en cuenta que no es un despido, sino la finalización de un contrato con fecha fija, acto seguido y siguiendo el proceso, se procede a su inscripción en las oficinas de empleo, como demandantes, en el supuesto que quisieran hacerlo, a fin de que pueden percibir las prestaciones de paro a las que tengan derecho por el tiempo trabajado.

    Una vez concluidas las mismas que como máximo lo serán por un periodo de dos años, no tendrán derecho a otro tipo de prestación, tal como el subsidio dado que no reúnen las condiciones, eso si que seria lo justo, y eso es lo que caracteriza a la democracia, ese sistema que dice que todos somos iguales, y que todos los trabajadores tienen los mismos derechos y obligaciones, y quieran o no quieran esos profesionales de la política, así es, y su trabajo ni es mas importante, ni mas necesario para la grandeza del País, que el trabajo de un minero, ese que arranca el carbón de las entrañas de la tierra, el de un agricultor que nos da de comer, el del transportista, el maestro, el medico, desde le primero al ultimo todos son imprescindibles, y aun diría mas los privilegios son la rémora, la herencia de un pasado de desigualdad e intolerancia, y va siendo hora de acabar con ellos, si queremos una sociedad mas justa, mas solidaria, mas libre, mas igualitaria.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook