Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 04
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Solo a la ideología, al pueblo se debe lealtad.

     

     

     

    Siempre cuando el derrumbe de un un Secretario General se hace inminente, surgen las primeras deserciones entre aquellos que lo mantenían, hasta abandonarlo en su soledad, una reacción típica de aquellos que son simples mercenarios, que mantienen su lealtad por un sillón, por una soldada, pero mientras llega el momento utilizan todos los medios, la persuasión, la amenaza, si se utiliza el discurso siempre repetitivo de la lealtad debida, exigiéndola a los demás correligionarios aquellos que han sido los pilares sobre los que se ha mantenido el líder, a sabiendas que la caída del mismo inevitablemente les arrastrara mas pronto que tarde, aunque algunos pretendan refugiarse en fortaleza o bunkers esperando que en sus pequeñas agrupaciones sus fieles puedan salvarlos, pero sus “fieles” perdido el miedo y ante el desastre que se avecina son los primeros en desertar, esperando encontrar un nuevo capitán con el que intentar conseguir una nueva victoria, que cuando tan solo consiste en quitar a unos para poner a otros sin contemplar ni programas, ni proyectos ni ideología se convierte en un pirrica victoria, pues en esa lucha cainita por el poder se olvida que la verdadera victoria es conseguir para el pueblo la libertad ,la igualdad y la solidaridad el premio a la misma.

    En democracia, en un partido de izquierdas, en el PSPV solo puede existir dos lealtades, la debida a sus raíces, a su pasado, a su ideología y la lealtad al pueblo soberano, a sus necesidades, a su futuro, así después del nombramiento del nuevo líder solo cabe, desde ese preciso instante exigir la lealtad para aquellos que han sido elegidos, y no solo por parte de aquellos que los han elegido sino ademas por aquellos que han perdido la confianza que los militantes depositaron en ellos, pero muchos guardan sus navajas obcecados en la perdida de poder, no solo politica sino también económico, prestan el mimo juramento de lealtad de igual manera que Franco lo hizo para con la República,

    Pero no solo existe la lealtad debida al pueblo, si no también la lealtad a las ideas, a la ideología, a la identidad, a los militantes de los partidos políticos, ellos y no otros son los detentadores del poder de elección en los mismos, aunque en muchas ocasiones se les burla, después de haber obtenido de ellos el voto. se les ignora, pues muchos de los nuevos responsables están afectados por los mismos problemas de egolatría, y personalismo desaforado que sus antecesores, es como si fueran dobles de aquellos que fueron derrotados, cuando eso ocurre, como al parecer sigue ocurriendo, volvemos a encontramos con el mismo problema, el líder y sus acólitos responsables no pueden entonces pedir aquello de lo que ellos mismos han carecido y que en consecuencia no han tenido con los militantes, si mientras en la izquierda, en el PSPV existan profesionales de la política, trepas, mercenarios que luchen por una soldada, esos que son acerrimos defensores de las vendettas y purgas de los derrotados, mientras eso ocurra, mientras no sean los ideales, el programa lo que este por encima de los personalismos jamas podremos pedir no solo a los militantes, si no incluso al pueblo : confianza y lealtad.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook