Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Suena el telefono.................

     

     

     

    Y allí detrás de la ventana viendo como anochecía y tu no llegabas, las farolas municipales se acababan de encender y el camino que bordeaba el jardín seguía vacío, cogí el móvil que acabe estrellando contra la pared, estaba mas que harto de su metálica voz de ordenador:el numero a que usted llama esta apagado o fuera de cobertura, dita sea, de nuevo a la ventana, encendí un cigarro, narices si yo no fumo, grite fuera de mi, y lo rompí en mil pedazos, era desesperante habíamos quedado a los ocho de la tarde,yo había llegado a las ocho menos cinco, eran las nueve y ella no llegaba, busque los mensajes en las redes sociales, en los e-mails, nada, vacío absoluto, empece a dar vueltas como un gorrión enjaulado, no arroje el ordenador por la ventana porque conté tres y respire hondo, me derrumbe en el sofá, y si no llore fue la misma desesperación que corroía mi alma, al final dieron las nueve y media en el reloj de cu-cu de la pared, le arroje un zapato con tan buena suerte que lo derribe, hurra, me levante despacio, aun mas despacio que un anciano de ciento veinte años y me dirigi a la habitación, ahora que lo pienso la luz esta encendida, abrí la puerta y mis ojos se abrieron mas que las puertas del Corte Ingles en las rebajas, ni que decir tiene que la mandíbula se me desencajo, y no caí de espaldas porque estaba pegado al picaporte cuando ella desde la cama con su voz de ángel y una sonrisa me dijo:ya era hora llevo esperándote mas de dos horas, donde te habías metido, tu móvil no respondía, cerré la puerta muy despacio casi convertido en un pequeño gusano.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook