Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, a√ļn existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 18
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sumar, si, es la formula, mas desde la izquierda.

     

     

     

    Un lema, una verdad que nadie puede discutir, para cambiar hay que unir, unir es sumar, pero en una suma el orden de los sumandos no altera la suma total.

    Si hablamos de sumar lo perdemos hacer desde variados aspectos o facetas, esta la simple y matem√°tica suma de votos, f√°cil de conseguir, aun mas f√°cil de lo que muchos pueden pensar o imaginar, esta la dejaremos a un lado,como aquel que dice para otro rato.

    La verdadera suma, la que lanza por la borda toda la cochambre que se guarda en las bodegas de ese viejo cascaron de nuez varado en una playa desierta, es la suma de voluntades, la suma de corazones en el camino hacia una meta muy lejana, cuan mas lejana y mas difícil mayor sera la unión de esas voluntades para cambiar el sino de la partida.

    Lo mismo da que sumemos que se sumen, al fin y a la postre el contrario a batir no es el compa√Īero, ni el amigo, ni el conocido, es simple y llanamente, la insolidaridad, el menosprecio, la crispaci√≥n, la mentira, la demagogia, males que se arrastran por el Pais Valencia como una sierpe ahor verde y mansa, ahora cobra erguida y desafiante.

    Si conocemos los enemigos a batir, pero es mucha la tarea, muchos los objetivos, y muchos los personalismos a abatir, a domar como si de potros salvajes se tratara, barones, condes, reyes taifas, que hacen su guerra particular, todos contra todos, la división, la sustracción y no la suma, ese es el verdadero peligro al que nos enfrentaremos mas pronto que tarde.

    Si debemos de sumar, pero no solo a la izquierda socialista, no, debemos ser mas ambiciosos ,volvamos atr√°s veamos como fueron capaces nuestros compa√Īeros de unir a aquellos herreros, impresores, mec√°nicos, ebanistas, abogados, m√©dicos, todas esas clases sociales sumarse por el cambio, aun mas dif√≠cil debemos de emularlo y atraer como aquellos a todos los sindicatos anarquista, socialistas, progresistas pues somos nosotros el PSPV el cauce natural por el que deben de discurrir su justas reivindicaciones, si debemos de sumar, porque aunque no le cre√°is (claro es un secreto) aun somos mas de diez mil, (es un numero muy gordo, puede que seamos aun mas pero aun no lo saben).

    Puede ser que nos encontremos ante un inicio, ante una tenue luz que nos marque el camino a seguir, peros debemos olvidar diferencias y sumar voluntades, se necesitan todos los brazos para hacer avanzar la galera de la libertad, deber√≠amos ser como los diputados del tercer estado en la sala del Juego de la Pelota, jurar sumarnos y no separarnos hasta haber conseguido el cambio, ese cambio que necesite el Pais Valencia, para salir adelante , un juramento que aun√© corazones con un √ļnico objetivo la libertad, la igualada, la solidaridad, el estado del bienestar que se merecen todos los valencianos, no soy un gran orador, casi me faltan las palabras para pronunciar tan gran juramento, palabras sobre un papel capaces de hacer vibrar las fibras del coraz√≥n y las conciencias de todos esos que realmente creen en un proyecto de futuro, capaces no solo de despertar a las juventudes revolucionarias, sino a la vez hacer renacer las esperanzas en los corazones de todos esos viejos luchadores, esos nuestros mayores, h√©roes sin nombre con cuya resistencia gozamos hoy de esta democracia, todos son necesarios, todos tienen en sus manos la antorcha de la libertad que alumbrara el cambio, compa√Īeros como dijera Mirabeau ‚Äúestamos aqu√≠ por la voluntad del pueblo‚ÄĚ y creo sinceramente que no podemos, no debemos volver a desilusionarlos, sumemos y avancemos, podemos ganar, debemos de hacerlo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook