Blog 
cahiers de doleance
RSS - Blog de romualdo peris garcia

El autor

Blog cahiers de doleance - romualdo peris garcia

romualdo peris garcia

Ni mas ni menos que un ciudadano mas, alguien que nunca ha dejado de decir basta, aún existe demasiada mentira, tirania y miseria en el mundo para rendirse, tan solo cuando se cumpan los eones del tiempo puede que el hombre consiga la libertad, la igualdad y la solidaridad, por ello debemos seguir ...

Sobre este blog de Comunitat

Nada hay ni en los cielos, ni en la tierra, ni en su fondo o en el fondo de los océanos, que no pueda ser estudiado, comentado, criticado, en el ejercicio del derecho a la libre opinión y expresión de los pensamientos, a la luz de la libre conciencia y la razón humana, sobre ellos se basa la libe...


Archivo

  • 17
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un Pueblo es:.........................

     

    Como diría María Ostiz:

    Un pueblo es, un pueblo es, un pueblo es
    abrir una ventana en la mañana y respirar
    La sonrisa del aire en cada esquina
    Y trabajar y trabajar
    Uniendo vida, vida
    el ladrillo en la esperanza,
    mirando al frente y sin volver la espalda.

    Pero hoy esa ventana en cada pueblo a lo largo y ancho de la Iberia, desde la aldea mas humilde hasta la mas populosa ciudad al abrir la ventana ya no se respira la sonrisa del aire en cada esquina y no es precisamente por la polución, no, es mas simple porque ya no hay trabajo, no hay visos de que se vaya a crear, aquellos que bien podrían hacerlo se retraen como tortugas en sus caparazones, como modernos Míster Scrooge mantienen a sus empleados con paupérrimos sueldos y siempre con la eterna cacioncilla, “si no lo quieres, ahí hay cientos, miles esperando”, y así la vida del obrero se ha convertido en una pesadilla, en un oscuro callejón sin salida, se ha perdido hasta la esperanza en aquellos antaño sus defensores, se han sentido y se sienten traicionados, abandonados, ya no miran de frente, si no que caminan cabizbajos, encorvados bajo el cruel yugo impuesto por los financieros.

    Ese es el retrato hoy de mi pueblo, de tu pueblo, de todos los pueblos, mas como en en Ceriñola cuando el desastre se cernía sobre la fuerzas españolas, un solo grito les devolvió la esperanza “¡Ánimo! ¡Estas son las luminarias de la victoria!¡En campo fortificado no necesitamos cañones! , y que narices la infantería española hizo correr a la caballería pesada francesa. ?quien u cuando desde el vasto campo de la izquierda se lazara un grito parecido? ¿acaso ya no quedan hombres de la talla de Largo Caballero o Cipriano Mera?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook