Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 21
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    6 trucos para sobrevivir a la resaca en vacaciones

     En la Playa o en la montaña, en el pueblo o en la ciudad, con amigos o en familia, en terracita o en chiringuito, de bodeguitas o barecillos, de charanga, discoteca o de concierto, sentado, recostado o de pie, de día, de tarde o por la noche …Si eres de los que, más allá del lugar, te tomas muuuy en serio tus vacaciones y acostumbras a acompañar cada uno de tus pasos con un quinto, vinillo, vermut, licor, combinado, cubalitro o todo en su conjunto, dependiendo del momento. Si eres de los que concibes tus vacaciones como la verdadera luz al final del túnel, y a la terraza, al bar o al chiringuito como el oasis en medio del desierto, la tierra prometida del encuentro divertido y la ‘catedral del mar’ al mismo tiempo, es posible que estos trucos te interesen.

     

    Es probable que seas en las lides del sarao todo un profesional al que los años de experiencia avalan; que conozcas con más precisión los detalles de las estantes de tus bares de cabecera o la decoración de los locales de moda, que las obras de arte estrella de tu lugar de veraneo habitual (conocimientos, por otra parte, para nada incompatibles); pero, lo seas o no, sabes que nadie escapa a su destino, y si la cara amable del trago alegre y mal calculado es lo que disfrutas hasta percatarte de este hecho, la cruz es la resaca del día después y el consabido ‘nunca mais’. Porque sí, es cierto, somos incapaces de ponernos en el lugar de nosotros mismos unas horas más tarde, pero es que somos humanos, y el humano se despista, el humano fluye y se deja llevar… y es que se pasa tan bien…

     

    Resaca o resacón, llámala como quieras, pero más allá del nombre sus perversos efectos son inequívocos: Has llegado a la cama como has podido (no lo recuerdas, ni sabes cómo; es todo un misterio). Te zumban los oídos y la cabeza y no hay mosquitos ni aeródromos cercanos. No te atreves a mover ni un dedo, de eso sí eres consciente; ni se te ocurre. Levantar la cabeza de la almohada es toda una proeza para la cual te sientes incapacitado, y del mismo modo que no mueves un dedo, tampoco se te ocurre. Te sientes cansado, muy cansado, y quieres dormir, lo intentas con todas tus fuerzas, incluso rezas a pesar de tu agnosticismo, pero es una tarea muy complicada: lo deseas, te esfuerzas y, más allá de las incontables veces que te has levantado a orinar, a duras penas consigues sobrevolar un sueño intermitente que te dejará prácticamente aletargado al día siguiente. Tienes hambre, mucha hambre, pero el estómago, irritado en todos los sentidos, casi no te admite nada.

     

    Si estos son los efectos más conocidos que todos hemos vivido alguna vez ¿qué causas los provocan? La influencia del alcohol en las personas va a depender, fundamentalmente,  de las cantidades ingeridas, del sexo, de la complexión física y, podríamos aventurar,  de lo habituado que se esté a su consumo.  La resaca es un puntual síndrome de abstinencia provocado por la bajada de alcohol en sangre una vez hemos dejado de ingerirlo (de ahí que haya quien recomiende comenzar la mañana con alguna bebida alcohólica para elevar los niveles de alcohol nuevamente, es decir: apagar un incendio con gasolina. Lo nuestro, sin embargo, no es ‘seguir enchufados’, sino sobrellevar con dignidad la resaca). Básicamente, el alcohol actúa como un diurético que hace que produzcamos más orina y perdamos líquidos, llegando a una mayor o menor deshidratación dependiendo de las cantidades ingeridas. Es esta deshidratación la que provoca mareo, palpitación en las sienes, dolor de cabeza, mal aliento y sed.

    El exceso de alcohol estimula al mismo tiempo la irritación de las paredes estomacales, que puede llegar a generar náuseas e incluso vómito, y afecta al equilibrio de azúcar en  sangre, que entre otras causas incide en la sensación de cansancio que tenemos. Provoca, además, la pérdida momentánea o la disminución de sustancias fundamentales para el funcionamiento equilibrado del organismo, como el zinc (cuya reducción resta capacidad para metabolizar el alcohol), el magnesio o el potasio (su descenso hace que nos duela la cabeza y nos sintamos más cansados), el calcio (que nos ayuda a proteger y disminuir la irritación estomacal) o la vitamina B (cuyos niveles óptimos mitigan los efectos de la resaca) o C (que ayuda al hígado a descomponer el alcohol), entre otras alteraciones.     

      

    Siendo conscientes de todo ello, si tus noches te confunden y son de vino, rosas e inconsciencia, estas recomendaciones te ayudarán a levantarte al día siguiente y no morir en el intento.

     

    Bebe y bebe y vuelve a beber... Agua, mucha agua, sin miedo a encharcarte, antes durante y después. Ya lo sabes, el responsable fundamental de la resaca es la deshidratación, así que no te cortes. Es importante encarar la jornada bien hidratado y alternar agua o bebidas sin alcohol (por ejemplo cerveza 00) con las que sí lo llevan cuando te encuentres en plena faena festiva. Antes de acostarte y al levantarte bebe al menos dos vasos de agua. El agua pura es la mejor opción, pero también puedes hidratarte al día siguiente a través de infusiones, té, café, etc. En este caso, ten en cuenta que también estos últimos pueden actuar como diuréticos, provocando una pérdida de líquidos que no le interesa en nada a tu resaca. Igualmente, las bebidas isotónicas pueden ayudarte a recuperar los niveles de electrolitos perdidos e incentivar tu recuperación.   

     

    No mezcles o hazlo poco. Si el alcohol en exceso ya de por sí se basta solito para dejarnos fuera de juego, combinado con otras sustancias acelera y aumenta sus efectos. No hace falta que sean psicotrópicos, la propia nicotina los potencia, y mucho. Del mismo modo, combinar a lo largo del día diferentes tipos de alcohol (sean destilados entre sí, como ginebra, orujos, ron, whisky…, o estos y fermentados, como la cerveza, los vinos o los cavas) también los amplifica. Puestos a escoger y para minimizar los efectos de la resaca, decántate por los fermentados, donde la presencia de alcohol es menor a expensas de la de agua.

     

    Come sin reparo, que la suerte está echada y estos no son días de andarse con remilgos. Totalmente prohibido beber alcohol con el estómago vacío. A la guerra no se va sin protección, a cualquier guerra. Una comida rica en hidratos antes de comenzar a beber o mientras se bebe es importante para mantener los niveles de glucosa en sangre,  evitar que estos caigan como efecto del consumo de alcohol y ayudar a reabsorberlo. Pica entre horas cuando la velada se alarga, no te cortes, no son momentos de mirar las calorías, sea alimentos dulces, como golosinas o chocolate, o salados, como patatas fritas, colines, etc., cualquier variedad que nos eleve el azúcar  en la sangre. Al día siguiente, por el contrario, cuando ya la suerte está echada, y en el caso de no haber podido esquivar la resaca, no fuerces la máquina e ingiere alimentos ligeros, ricos en agua, que nos ayuden a recuperar los niveles perdidos. Zumos naturales como los de naranja y tomate serán ideales, del mismo modo que frutas frescas en cualquiera de sus variedades y especialmente los plátanos, infusiones, leche y yogures, comidas ligeras, frías o calientes, como gazpachos y sopas, y en general cualquier cosa que te guste y tu cuerpo, que es más listo que tú, admita.

     

    Noches de desenfreno, días de Ibuprofeno. El ibuprofeno puede ayudarte a mitigar los efectos del alcohol. Uno antes de acostarte y otro al levantarte tomados con el agua son de probada eficacia. Sin embargo, el paracetamol o la aspirina, en cualquiera de sus formas, no son recomendables para combatirlos; el primero, requiere de grandes esfuerzos por parte del hígado para metabolizarlo (y bastante faena tiene con intentar metabolizar el alcohol), y el segundo, puede llegar a irritar el estómago aún más, además de actuar como anticoagulante, igual que el alcohol y no nos interesa. Un protector estomacal antes de comenzar a beber alcohol, no después, nos ayudará también a reducir los efectos del día después.

     

    Lázaro, levántate y anda. No pases directamente de la mesa a la cama, del  garito al coche,… camina, pasea, que te dé el aire, da un rodeo hasta llegar a casa o, si estás en ella, distráete de algún modo: comiendo algo, recogiendo la mesa, fregando (para alegría de tu pareja)…lo que se te ocurra, pero date tiempo. Cuanto más tiempo pase desde la última copa hasta que te metas en la cama, mejor.

     

    ‘Si tu cuerpo pide tierra’…no lo fuerces, descansa. Si a pesar de todo te crees morir, paciencia, es normal. Uno de los efectos de la resaca es el cansancio y la dificultad para dormir. Aguanta con estoicismo y entereza lo que te has ganado a pulso, búscate un lugar cómodo, fresco y ventilado, a poder ser al aire libre, y déjate llevar, que fluya el tiempo mientras dormitas y sientes cómo, poco a poco, tu cuerpo regresa de la otra dimensión…Seguro que, a última hora de la tarde, algo envalentonado, aún preguntarás “¿Hoy qué hay? ¿Salimos a tomar algo?”

     

    Y para que puedas hacerlo sin miedo, una receta perfecta: gazpacho de pepino y manzana, el gazpacho anti-resaca. Un gazpacho refrescante e hidratante; un gazpacho sutil y fino cargado de vitaminas y con todo lo necesario para que recobres el ánimo y la templanza para afrontar de nuevo otro día de vacaciones sin problemas.

     

    Que te aproveche.

     

    NECESITARÁS (para 4 personas)

     

     
    • 500gr de pepino pelado.
    • 1 manzana.
    • 1 yogur natural desnatado.
    • 50gr de nueces trituradas.
    • 25gr de pan.
    • 1 diente de ajo.
    • 1 ½ cucharadas de vinagre de Módena.
    • 3 cucharadas de aceite.
    • ½ l. de agua.
    • Sal al gusto.
    • 1 pellizco de comino.

     

    ELABORACIÓN

     

     
    1. Poner las nueces en el vaso batidor con una pequeña parte del agua y batir; adquirirá una tonalidad lechosa.
    2. Pelar y  cortar en trocitos los pepinos, la manzana y el ajo y añadir al vaso junto al resto de ingredientes y batir hasta que todos los ingredientes queden integrados. Debe adquirir una textura fina. Si piensas que ha quedado espeso añádele un poco de agua.

    Emplatado: servir en cuenco o taza acompañado de trocitos muy pequeños de pepino y manzana.

     

    NOTA

     

    Puedes prescindir del ajo si no es tu fuerte y sustituir el vinagre de Módena por vinagre de Jerez, pero el toque dulce del primero le sienta muy bien a este gazpacho. La nuez (o la almendra, si lo prefieres) debe estar triturada pero no en polvo para que se aprecie al tomarlo.

     

    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

     

    Para la elaboraciónPerfect Day, The Constellations.

    Para la degustaciónPerfect day, Lou Reed

     

    VINO RECOMENDADO

     

    Añil, macabeo. DO La Mancha.

     

    DÓNDE COMER

     

    Nada mejor que al aire libre: en la terraza, en el porche, en el balcón, apoyado en el quicio de la ventana… o en su defecto, bajo el ventilador o a su lado, o pegado al aire acondicionado, da igual dónde sea, pero que corra el aire, que corra mucho y que te dé. La compañía que sea de conversación discreta y sobre todo divertida e intrascendente, no vaya a ponerte un dolor de cabeza mayor del que ya aportabas; y por lo que más quieras, no se te ocurra cerrar ningún negocio en estas condiciones, recuerda que estás de vacaciones. 

     

     

    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

     

    Es un plato tan, tan ligero que sólo tendrás que preocuparte por mitigar ese pertinaz dolor de cabeza que te recuerda dónde estuviste ayer. Junto al gazpacho, un buen paseo por la montaña o a la orilla de la playa hará que poco a poco sea nada más que un lejano recuerdo.

     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook