Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 20
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    aPechugas...con todo

     

     

    Apechugar, apechugar y apechugar, esa es la función del pobre asalariado, siempre condicionado a la voluntad de  los mercados y no lo olvides, tú lo eres. Que no te cuenten cuentos: que hay gente en peor situación, que  si tienes suerte, que no te quejes…Que no te engañen, eres un sencillo jornalero, cobres lo que cobres, trabajes donde trabajes, porque dependes del sueldo que Él te paga. Así que no hagas caso, ni les sigas el juego convirtiendo esta situación en una lucha de iguales, eso es justo lo que quieren. Precisamente por esto, ser consciente de lo que eres te legitima para la confrontación y para unirte a los que como tú navegan en el mismo barco.

     

    Y este es un buen comienzo: tomar conciencia; y como todo principio nos abre caminos aún no transitados, te invito a que te cargues de energía con esta receta, a que te identifiques con sus cualidades y marchar después a por ellos, porque la pechuga de pollo es una carne tan socorrida que apechuga con estoicismo cualquier tipo de elaboración mostrando su abnegada actitud para contentar todo tipo de paladares. Algo similar a lo que te pasa en el trabajo, cada día más cargado de horas, cada día más brevemente remunerado y sin embargo agradecido porque lo tienes. Es por ello que las llamaremos Apechugas, porque siempre son sus espaldas, como las tuyas, las que han de aguantar cuanto les caiga encima. Unas espaldas anchas, capaces de soportar con elogiosa dignidad todo tipo de trabajos o de elaboraciones y de contentar tanto a los empresarios más insaciables como a los paladares de exigencia contrastada.

     

    Una carne delicada, asequible, socorrida, sabrosa y de fácil digestión, rasgo este último a tener en cuenta en unos tiempos en los que se nos obliga a tragar lo indigestible. Y un conjunto de cualidades tal vez en exceso provechosas desde el punto de vista del asalariado hostil y belicoso, que sueña con sabotear el sistema: tan honesta y sana que nos mantiene fuertes y dinámicos al pie del cañón, siempre engrasándolo y a su disposición. En definitiva, una carne tan socorrida y digerible que se nos antoja adaptable, servil y subordinada, valores estos, en cierto modo, insolidarios con una ciudadanía en pie de guerra.

     

    Pero que no te condicione esta reflexión sin fundamento, porque si eres de los que sus profundas convicciones de clase le hacen decantarse más por el pavo, vas a estar en las mismas: una y otra son carnes exquisitas y deliciosas y de trayectorias parecidas, que casi vas a poder utilizar indistintamente. Así que, seamos beligerantes, de acuerdo, pero vayamos fuertes y convencidos a la gresca pacífica y disfrutemos de este plato y la sutileza de su carne: el pollo es como ese amigo de toda la vida al que puedes pedirle un favor y sabes que siempre está ahí para echarte una mano.

     

    Y como prueba, la receta que te presento: un delicado risotto de setas y apechugas de pollo con bechamel de naranja y parmesano, otro segundo de primera: Abrir la nevera, mirar, sollozar por lo escuálido de su contenido, ver el pollo, unos champiñones, una naranja... sonreír aliviado y…Umm.

    Deléitate con estas apechugas de pollo con todo…con todo lo que he pillado. Que sean ellas las que apechuguen con la responsabilidad de darte un auténtico placer al comerlas. Y tú libérate, déjate seducir y apechuga sólo con el gustazo de disfrutarlas.

     

    Que te aproveche.

     

    NECESITARÁS (para 4 personas)

     

    • 300gr de arroz redondo.
    • 10 champiñones.
    • 2 setas de cardo.
    • 1 diente de ajo.
    • 1 pastilla de caldo de pollo.
    • 1 vaso de vino de vino blanco.
    • 1lt de agua aproximadamente.
    • Sal, pimienta y romero molidos y una puntita de nuez moscada.
    • 12 filetes de pechuga de pollo o la parte de la misma que llaman solomillos (es lo que he utilizado yo).
    • 125cl de aceite de oliva virgen.
    • 25gr aproximadamente de mantequilla.
    • 1 cucharada rasa de harina.
    • El zumo de un limón.
    • 2 cucharadas de salsa de soja.
    • 1 naranja.
    • 150gr aproximadamente de queso parmesano rallado.

     

    ELABORACIÓN

     

    1. Pelar el ajo y cortar muy fino. Lavar muy bien las setas y champiñones y cortarlos en trocitos pequeños. En una sartén con un poco de aceite sofreír el ajo; sin dejar que se dore, incorporar las setas y freír. Rectificar de sal y añadir un poco de pimienta y romero molidos.
    2. Espolvorear una pastilla de caldo, remover e incorporar el arroz, dándole unas vueltas para que se mezcle todo bien durante 1’.
    3. Añadir el vino blanco y dejar que vaya cociendo a fuego medio-bajo, removiendo de tanto en tanto. Cuando veas que ya casi se ha consumido, ve añadiendo agua caliente poco a poco removiendo con la cuchara frecuentemente hasta que alcance la textura deseada, aproximadamente 20’. Incorpora más o menos la mitad del parmesano rallado y remueve para que se funda en el arroz caliente e impregne con sus aromas y sabor el conjunto. El arroz debe quedar meloso pero no con líquido para poder enmoldar posteriormente. Ya tienes un risotto de setas.
    4. La noche anterior, mezcla el aceite, el zumo de un limón y la salsa de soja, incorpora las apechugas salpimentadas y déjalas macerando hasta la mañana siguiente.
    5. Sácalas y pásalas por la sartén hasta que se hagan. Con el aceite que llevan de la maceración será suficiente.
    6. En una sartén a fuego medio-bajo, pon los 25gr de mantequilla y dos cucharadas de aceite. Incorpora la harina y remueve bien hasta que se quede una masa uniforme. Ralla la piel de la naranja e incorpora junto a su zumo a la mezcla. Remueve hasta obtener una masa homogénea. Añade sal, un poco de pimienta y de nuez moscada y media pastilla de caldo de pollo. Incorpora un vaso de agua y ve dando vueltas hasta obtener la textura deseada. Yo la prefiero algo espesa para esta ocasión, por lo que si ves que se queda algo más líquida sube el fuego. Ya tenemos una bechamel de naranja.
    7. Pon en una bandeja de horno las apechugas, cubre con una cucharada de bechamel de naranja cada una de ellas, espolvorea con el resto del parmesano en polvo y poner en el horno a dorar.
    8. Emplatado: coloca en un lado del plato el risotto de setas que habremos enmoldado previamente con un aro de cocina redondo. Al lado pintaremos una raya de bechamel de naranja sobre la cual dispondremos con gracia 3 filetes de apechugas o sus solomillos, como montando unas sobre otras. Decoraremos con unas gotas de bechamel y unos tallos de romero. Servir muy caliente… ¿Te imaginas cómo está esto?...Caliente, caliente…Umm.

     

    NOTA

     

    Puedes sustituir el pollo por el pavo, la carne es algo más dura y por supuesto los filetes más grandes por lo que tienes que  valorar lo tragones que son tus comensales.

    Para la bechamel en lugar de una naranja puedes utilizar la ralladura de un limón y el zumo de medio. Le da un toque ácido que acompaña  muy bien a este plato, aunque a mí el punto dulzón de la naranja me encanta. Por supuesto, habrás obtenido una bechamel de limón.

     

    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

     

    Para la elaboración: Soy la Cocinera, la Mala Rodríguez.

    Para degustar: Eres para mi, Julieta Venegas y la Mala

     

     

    VINO RECOMENDADO

     

    Viña Honda Rosado11. DO Jumilla

     

    DÓNDE COMER

     

    Un plato tan generoso y abnegado que se nos ofrece a cara descubierta y siempre dispuesto a agradar, merece ser tratado con exquisitez. Después de apechugar resignadamente para colmarnos de placer, qué menos que vestir la mesa de fiesta,  arreglarnos para la ocasión, sentaremos cómodamente, porque nos lo merecemos, y a modo de tributo compartido, disponer varios manteles que ofrezcan una superficie mullida donde apoyar los codos y el plato con delicadeza, y hacerle sentir como un rey, homenajeando su sacrificio con un merecido descanso de guerrero.

     

    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

     

    Está demostrado, el descanso además de reponer energías, repara. Así que con este plato estás de suerte: después de tanto apechugar y apechugar, con media horita de siesta te encontrarás como a los 18 y dispuesto de nuevo a aguantar cuanto te echen.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook