Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 11
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cómo decirte 'que te den' y no enterarte de nada y una receta que lo demuestra

     Es un arte, no hay duda. La habilidad para hablar y hablar y no decir nada o de explicar cuanto va a afectar al interlocutor y que éste, a pesar de quedar tan confuso como desconcertado se crea convencido, es toda una destreza que no tiene precio. De esto saben mucho políticos y gobiernos en el poder. Es lo que se conoce como ‘metértela doblada’, cuando de lo que se trata es de obligarte a asumir las consecuencias de sus atropellos, o ‘dar jabón’, si al mismo tiempo que te están sodomizando económica y socialmente te sonríen, diciendo “es por tu bien, no hay otro modo; podría ser peor”. A fin de cuentas, por todos es sabido que “el impacto de una crisis  es asimétrico”… o lo que es lo mismo: Siempre somos nosotros quienes pagamos y no aquellos que la provocan.

     
    Es lo que tiene ser perro viejo, lo que tiene ser un ‘artista’: ser habilidoso en el dominio de la palabra, artero para convencer a cualquier precio y virtuoso para salirse siempre con la suya.
     
    El poder siempre ha utilizado un lenguaje confuso y enrevesado solo apto para iniciados. Da igual que éste se oculte tras el latín en los púlpitos y en las viejas aulas de las antiguas universidades o bajo la sombra de las palabras inventadas ex profeso, el poder siempre ha creado un lenguaje alejado de la comprensión del ciudadano porque no le interesa que éste acceda al significado del mensaje. Se esconde tras él. No es sólo lo que dice, sino cómo lo dice. No hay más que coger el BOE para darse cuenta de ello: un texto tan narcolépsico, como ‘narcoléxico’, infinitamente más potente que un Valium 10, que debería ser recetado contra el insomnio y cuyo único efecto secundario, al mismo tiempo que virtud, es su capacidad para dejarte con la mente en blanco.
     
    El poder nunca utiliza un lenguaje claro y preciso, el poder utiliza un lenguaje eufemístico e interesado, irreal, pues el verdadero lenguaje lo crea la sociedad en su conjunto con el uso continuado, asumido y aceptado de palabras que terminan por conformar la lengua, una de sus raíces principales. Se crea y se transmite, como la humedad, por capilaridad, de abajo hacia arriba, pues es el ciudadano quien lo hace posible. Todo lo contrario a la creación de una terminología impuesta por parte de una élite política y mediática en la que, en una maniobra perversa, asumirla te convierte al mismo tiempo en víctima y cómplice de un mensaje encriptado. Ya digo, cosa de artistas, artistas arteros y virtuosos para salirse siempre con la suya.
     
    No sé si lo habrás oído, supongo que sí, pero parece ser que la crisis ha pasado. No dejan de repetirlo desde el gobierno y en todos los medios de comunicación. La cosa, podría decirse con su ‘lenguaje claro y conciso’, está muy clara: Después de años decrecimiento negativo en los cuales ha sido necesaria la regularización de rentas y activos a los grandes patrimonios y el apoyo financiero a los bancos para incentivar la fluidez del crédito en el momento en que la coyuntura lo muestre oportuno, por fin vemos la luz al final del túnel. La macroeconomía se recupera, a pesar de que la economía doméstica aún tardará en notar los efectos del crecimiento. Los sacrificios por parte de la sociedad para que esta realidad sea posible, han sido importantes. No se han escatimado esfuerzos: ha sido necesaria la desindexación de la masa social y la devaluación interna de salarios; se han aplicado gravámenes complementarios, se ha flexibilizado el mercado laboral y regularizado el empleo, aplicando al mismo tiempo toda una batería de reformas para la optimización de los recursos existentes. Los procedimientos de ejecución hipotecaria han sido inevitables, como laexternalización total o parcial de los servicios públicos, pero, gracias a todo ello, por fin nos vemos en condiciones de afirmar que los tan ansiados brotes verdes son ya una realidad.
     
    …O lo que es lo mismo: Después de años de recesión y crisis, en los cuales hemos considerado necesaria la amnistía fiscal a las grandes fortunas y rescatar con dinero público a los bancos, por fin vemos la luz al final del túnel. Las grandes empresas y corporaciones vuelven a los niveles de beneficio previos a la crisis, mientras que el ciudadano continúa jodido y cada vez lo asume con más convencimiento. Ha sido necesario sacrificar sus derechos laborales y sociales para que el aumento delbeneficio empresarial sea posible, sin escatimar esfuerzos en ello: Hemos provocado la pérdida de poder adquisitivo de la sociedad en su conjunto y bajado los salariosdel trabajador; se le han subido los impuestos directos e indirectos; hemosabaratado el despido e incentivado los despidos masivos de trabajadores, aplicandorecortes que han reducido aún más los derechos laborales y haciendo que se trabaje más por menos dinero. Las familias más necesitadas han sufrido unos desahuciosinjustos e inhumanos, del mismo modo que se han privatizado los servicios públicosque garantizaban el acceso universal a la educación, la sanidad y la justicia, pero gracias a vuestro empobrecimiento todo vuelve a ser como antes, la crisis, por fin, ha acabado.
     
    Qué tipos estos que nunca mienten, en todo caso ‘faltan a la verdad’. Qué manera de trastearnos los testículos, como dirían con su retórica de salón de té; porque eso sí lo tienen, nunca, jamás, se atreverían a tocarnos los huevos, eso es de mala educación. Son las cosas que tiene el lenguaje. Son las cosas de estos perros viejos, artistas de la palabra interesada.
     
    Y para muestra un botón, una receta tan sencilla como deliciosa: honguitos preñados de embuchado rojo en su propia tripa y cebón, perfume de especia y polvo de parmesano…vamos, lo que vienen siendo champiñones rellenos de chorizo, jamón y queso rallado. Un mismo plato, idéntico sabor y el toque repipi o campechano que quieras darle tú.
    Que te aproveche.  
     
    NECESITARÁS (para 4 personas)
     
     
    • 12 champiñones gorditos.
    • 100gr de chorizo dulce o picante bien troceado.
    • 100gr de jamón troceado.
    • 1 huevo.
    • Queso parmesano rallado en polvo.
    • Aceite de oliva virgen extra.
    • Sal, pimienta, tomillo y romero (o las especias que prefieras).

     

     
     
     
     
     
     
     
    ELABORACIÓN
     
     
    1. Lavar y secar bien los champiñones quitándoles el pie en su totalidad con cuidado de no romper el sombrero. Salpimentar por dentro y por fuera, añadiendo unas gotas de aceite.
    2. Rellenar el champiñón con jamón y chorizo troceados.
    3. Batir el huevo con un poquito de sal y tomillo y romero al gusto. Verter en el interior de cada champiñón una cucharada del mismo, espolvorear con el parmesano en polvo y hornear hasta que el queso se dore ligeramente, a unos 200ºC aproximadamente.
    4. Emplatado: Disponerlos bien calientes en bandeja rectangular o redonda y servir 3 por comensal o 1, si acompaña a un plato principal.

     

     
     
     
    Delicioso, económico y sencillo. Un sabor tradicional, sin engaño ni artificio.
     
    NOTA
     
    Puedes añadir un poquito de queso de rulo antes de incorporar el chorizo y el jamón, realza muchísimo el sabor del plato e incluir o sustituir otras hierbas aromáticas como la hierbabuena o el orégano.
     
    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR
     
    Para la elaboraciónBoom boom, John Lee Hooker
    Para la degustación:  Chan  Chan, Compay Segundo
     
    Estos sí que son perros viejos, pero de los buenos.
     
    VINO RECOMENDADO
     
    Clamor, tinto roble 12, DO Costers del Segre.
     
     
    DÓNDE COMER
     
    Ya que vamos de hablar con transparencia, sin amagos ni tapujos, y puesto que estamos en verano, que mejor manera de comerlos que al aire libre, sin paredes que nos cubran, ni escondan, en la playa o en la montaña, acomodados sobre la arena o en la terraza, bajo la protección de la sombrilla o del porche u observados por las estrellas y siempre, siempre en buena compañía, esa que sabes nunca te falla, ni engaña.
     
    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS
     
    Hablar, hablar mucho y con franqueza, que hacerlo con sinceridad y a cara descubierta libera al cuerpo de todo el  peso que lo lastra.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook