Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 24
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Gastronomia

    La lucha contra los malos y la sutil línea que separa hacer lo

    La lucha contra los malos y la sutil línea que separa hacer lo

    “Perdonar a los yihadistas es cosa de Dios, mandárselos a él es cosa mía”. No, no es una frase sacada de un personaje de Tarantino. Tampoco es de Scorsese o de Kubrick. Ni siquiera de Rambo, aunque pueda parecerse a él. Es una frase de Putin (por la que cualquier guionista daría lo que fuera), alusiva a su cruzada contra el Daesh en Siria, y que encierra en sí misma la esencia de lo que se avecina. Si la realidad fuera una película, sin duda, este sería su headline, su eslogan.    


    Suenan tambores de guerra. Ya está ahí. Tan sólo queda hacerlo oficial. Es una realidad que todos los  medios de comunicación se encargan de difundir las 24h del día desde los atentados de París: Acabar con el Daesh es el objetivo prioritario de Occidente. O ellos o nosotros. A cualquier precio. Caiga quien caiga. Y todas las señales apuntan a ello: La ONU pidiendo al mundo todas las medidas necesarias para acabar con él. Cumbres de jefe de estado para diseñar estrategias de lucha. Ciudades que se blindan y se cierran a la vida en su caza al terrorista. Obama prometiendo destruirlos. Países haciendo lo propio tras el asesinato de sus ciudadanos... Incluso el Dalai Lama ha dicho que esta amenaza no se soluciona rezando.Occidente se viste para la guerra y enseña sus dientes en una cruzada que se llevará fuera de sus fronteras para evitar verse salpicado de nuevo por unos conflictos de los que es en parte responsable. Una cruzada a la que acabaremos yendo todos de una u otra manera, como lo hicimos aquel fatídico día en que 3 desalmados ponían sus pies sobre una mesa en las Azores. Unas bombas que no explotarán sobre nuestras cabezas, sino encima de la de algunos salvajes que matan en nombre de Alá para vergüenza de éste, además de la de miles de personas tan inocentes como nosotros. Una vez más. Por nuestra seguridad. Nada personal.


    El protocolo que activa el miedo ha funcionado a la perfección. Como siempre. Ya tenemos un nuevo 11S, y el ciudadano lo justificará todo para sentirse protegido, desde la pérdida de libertades individuales, hasta la muerte atroz y gratuita de civiles tan poco culpables de su situación como él mismo. Simples daños colaterales asumibles en aras de una seguridad unívoca: la nuestra. Y con un público tan entregado, los gobiernos occidentes se sentirán legitimados para arrojar toda su ira sobre los de siempre, sin percatarse que con el uso exclusivo e indiscriminado de las armas jamás acabarán con un demonio que se aloja en sus propias entrañas, como una solitaria dormida deseosa de despertar. Una solitaria creada y alimentada por ellos mismos. Porque la inmensa mayoría de fanáticos que atentan en occidente proceden de su propio seno, descontentos radicalizados fácilmente manipulables a través de las redes sociales y la religión.Eso sí, después, lavaremos nuestra manipulada conciencia cambiando la foto de perfil en las redes sociales por logos solidarios, y solicitaremos indignados la inclusión en ese mercadeo de la solidaridad emocional de los de aquellos países remotos sobre los que llueven bombas todos los días. Simples demostraciones de empatía con el mismo valor que la foto de la última cena de empresa. Plañideras de coste 0 sin otro objetivo que exhibir lo solidarios que somos.


    Se combate a los malos con las armas, sí, pero con todas, también con la solidaridad y la coherencia. Porque no se trata de aprovechar la coyuntura para elevar los índices de popularidad de los políticos. No se trata de reaccionar sólo cuando los muertos somos nosotros, esperar a que la mierda nos salpique para darnos por aludidos. Se trata de ser menos hipócritas y más congruentes: No vender armas a los mismos que después hemos de combatir. No comprar petróleo a quienes financian con la transacción su Estado del terror y las armas que nos matan. Y también se combate con las instituciones y servicios del estado, porque donde éste fracasa el extremismo triunfa. Es en esos guetos periféricos de nuestras ciudades, surgidos entre los escombros de la pobreza y del abandono institucional; en esas filas de desempleados y descontentos; en esos agujeros negros colmados de abandono e indiferencia donde hay que luchar más aún, si cabe y por pura autodefensa; llenando esos vacíos infinitos de educación, de sanidad,  de urbanidad y de sentido de pertenencia. Solo así esos hijos de puta dejarán de reclutar sus soldados en nuestra propia casa.    

     
    A estas alturas a saber si quedan hombres buenos entre quienes nos gobiernan, pero me pregunto si al menos quedan de esos otros capaces de anteponer el bien común, el de todos, los de aquí y los de allá a los propios intereses y actuar en consecuencia ¿quedan de esos? Por la cuenta que nos trae y lo que pueda pasar, esperemos que sí.


    Que el plato de hoy nos sirva de homenaje a todos, los de aquí y los de allá, todos, y que se le haga bola y se le atragante a todos esos indeseables, del este y del oeste, que quieren enfrentar a iguales en beneficio propio: Bolitas de cordero con yogur. Una receta delicada que identifica oriente y occidente uniéndolos en el mismo plato, y nos presenta al cordero en una elaboración menos tradicional de lo que nos tiene acostumbrados. Un plato con un toque exótico que nos transportará al paraíso del sabor sin necesidad de levantarnos de la mesa.


    Que lo disfrutes.


    NECESITARÁS (para 4 personas)

    • 500 g de carne picada de cordero (mejor de pierna).
    • Unos 100 g de molla de pan mojada en agua o leche.
    • 1 huevo XL.
    • 2 diente de ajo.
    • Harina.
    • Aceite de oliva virgen extra.
    • 2 cucharadas de perejil picado.
    • 1 cucharadita de cilantro picado.
    • 1 cucharadita de jengibre en polvo.
    • Pimienta y sal.
    • Piñones fritos.
    • 2 yogures naturales tipo griego.
    • 1 pepino pequeño o ½ grande.



    ELABORACIÓN

    1. En un bol mezcla la carne con la molla de pan, 1 diente de ajo bien picado, el perejil, el cilantro, el jengibre, sal una pizca de pimienta y el puñado de piñones fritos hasta obtener una masa homogénea. Haz pequeñas bolas con ella, enharina y sofríelas en abundante aceite hasta que estén bien doradas.
    2. Introduce en el vaso batidor los dos yogures, una punta de pimienta, sal, un diente de ajo bien picado y el pepino pelado y cortado en trocitos. Tritura y reserva. Ya tienes tu salsa de yogur.
    3. Emplatado: sírvelas calientes acompañadas de la salsa de yogur.


    Umm, una delicia sencilla, que no podrás parar de comer hasta verle el fin.


    NOTA


    Puedes jugar con las especias que más te gusten, el comino, por ejemplo, le va muy bien, aunque el cilantro y el jengibre le dan un saborcillo muy especial. Si eres de los que no pueden vivir sin él, mezclar el cordero con algo de carne grasa de cerdo, dará un toque más jugoso a tus albóndigas.


    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR


    Para la elaboraciónParis será toujours Paris, ZAZ

    Para la degustaciónI only want you, Eagles of death metal


    VINO RECOMENDADO


    Alcanta tinto crianza. DO Alicante.


    DÓNDE COMER


    En mesita pequeña y bien dispuesta, al más puro estilo coqueto bistró parisino, presidiendo en el centro las bolitas, con el yogur en bonita salsera, bien regada la velada con el vino, y en la mejor de las compañías.


    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS


    Si la velada se alarga porque la compañía lo merece, casi sobran las palabras. Pasear por la calle mientras gritas ¡No a la guerra! también será una opción recomendable si los acontecimientos nos arrastran hacia ello.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook