Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 29
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Gastronomia

    La política o el día de la marmota

     

    No sé a los demás, pero a mí las últimas elecciones me dejaron tan agotado ante una realidad política tan inamovible y miserable, que hice el firme propósito de no volver a hablar de ella. Así que he estado unos días de viaje, absolutamente desconectado de la actualidad del país y del mundo, y de las novedades que los amigos derramaban en las redes sociales. Salvo algunas llamadas y mensajes que me situaban en el transcurrir de las rutinas diarias de las personas más cercanas (y hasta esas pensé evitar, más allá de urgencias circunstanciales), la verdad es que cuando regresas te sientes nuevo; casi como de un viaje de iniciación, de esos que recomiendan los libros de autoayuda y los monjes budistas.


    No es necesario atravesar el Himalaya ni ponerse zen (aunque sean valores añadidos de un atractivo indudable, sobre todo el primero); lo único que precisas, en realidad, es cerrar los datos del móvil, obviar la prensa y no encender la televisión. Así se inicia un camino que puede arrancar perfectamente en la puerta de tu casa. Un ejercicio de desconexión (no necesariamente a la catalana) que debería enseñarse en las escuelas para aprender uno a limpiarse por dentro y a encontrarse consigo mismo. Y no me refiero a darle la espalda a la realidad, sino a tomarse un descanso de ella para retomarla a la vuelta con más ganas y la mirada menos contaminada por sus salpicaduras.


    Más allá de las primeras horas desconectado del mundo, en las que entiendes los padecimientos de un viejo yonqui por su dosis, lo cierto es que al poco ni te acuerdas del móvil ni echas a faltar la actualidad o las banalidades que cuelgan tus amigos. Así de significativo debe ser todo lo que nos creemos importante.


    Y ha sido a mi vuelta cuando he confirmado su falta de trascendencia: nada nuevo bajo el sol. Todo sigue igual en lo esencial: El PP imputado por enésima vez por el tema negro y sucio de la destrucción de los discos duros de un tipo bizarro y duro llamado Bárcenas. El PP ofreciendo a PSOE y C’s negociar leyes laborales y Mordazas impuestas por ellos, tan restrictivas y con tan amplio margen de mejora que por mucho que cedan seguirán teniendo al ciudadano cogido por donde más les duele. Izquierdas moderadas invitando a ex izquierdas más moderadas para que transiten el camino de la izquierda. Independentistas en labores eternas de desconexión mientras pactan con quienes se empeñan en evitarlo. Rondas de consultas reales con negativas infinitas a investiduras que terminarán por investir… (Hacer política llaman a todo esto, creo). Terroristas ‘terrorificando’ el mundo un poco más cada día. Estados aprovechando coyunturas terroristas para terrorificarnos a los ciudadanos y sus víctimas. Incendios que asolan nuestros bosques y se llevan tras de sí la belleza que oxigena nuestra existencia, como todos los veranos. Refugiados sin refugio...y así inmersos en un bucle inacabable de una realidad falsa y negra. Es como una de esas series de televisión de las tardes, que estás meses sin seguirla y un día te sientas frente a ella, la vuelves a ver y te metes como si el tiempo no hubiera pasado.


    Bill Murray debe estar descojonándose manejando los hilos del espacio/tiempo desde su día de la marmota. Ya digo ¿algo nuevo bajo el sol? Más indignante, tal vez. Nuevo, nada.


    Por otro lado, me ha resultado curiosa y paradójica otra circunstancia a mi llegada. Al tender la ropa para guardar mi viaje definitivamente en el armario, me he percatado que todo lo que había tendido al sol era negro, desde la ropa interior hasta el chubasquero. Así que me he planteado seriamente incorporar alguna una nota de color a mi existencia. Porque uno empieza por comprarse ropa de un color, se siente cómodo en ella y sin darse cuenta, motivado por un impulso inconsciente, va impregnando su vestuario del tono que cree mejor le sienta, hasta empaparlo todo. Con la realidad pasa algo parecido. Es necesario cambiar su traje de tanto en tanto, desnudarla y desnudarse de ella de vez en cuando, para poder vestirse con sus ropas sin que las costuras nos hagan daño.


    Y para que la tela con la que está elaborada esta realidad falsa y negra no nos apriete demasiado, nada mejor que esta receta: Falsa langosta con espagueti negro. Una combinación perfecta que nos la recuerda y no por ello nos impide disfrutar de ella. Una falsa langosta hecha de rape y tan buena como aquella y un lecho confortable de espagueti, por más negro que se presente, para que campe sobre ellos a sus anchas. Una combinación perfecta, ligera y sabrosa que hará que disfrutemos del mar en cualquiera de sus versiones, por mucho que falsee su contenido.


    Que la disfrutes. 

           
         NECESITARÁS (para 4 personas)

    • 1kg de rape limpio y sin el hueso central.
    • 250g de espagueti negro.
    • Pimentón duce de la Vera.
    • Sal y pimienta.
    • Aceite de oliva virgen extra.
    • 1 diente de ajo.
    • ½ guindilla.
    • 2 cucharadas de tomate frito.
    • Agua para cocer.
    • Perejil bien picado.

     

    ELABORACIÓN

     

    1. Coge la cola de rape, sala ligeramente y embadurna muy bien por todos sus lados con aceite y con el pimentón. Colócalo en el fondo de una cazuela y ponlo a cocer en su jugo cuidando de darle la vuelta de tanto en tanto. El tiempo de cocción varía con el tamaño de la pieza, pero calcula unos 7’ por cada ½ kg de pescado. Saca de la cazuela, deja enfriar, corta y reserva.
    2. En la cazuela habrán quedado algunos restos del rape y un poco del caldo de la cocción. Reserva.
    3. Corta muy fino el ajo, previamente pelado, y en unas gotas de aceite sofríelo junto a la media guindilla. Incorpóralo a la cazuela de la cocción de rape junto a las dos cucharadas de tomate frito. Remueve todo muy bien hasta obtener una salsa. Rectifica de sal si es necesario.
    4. Cuece los espaguetis en una cazuela con agua hirviendo, durante 9’ aproximadamente. Deben quedar al dente. Escurre e incorpóralos a la cazuela donde has elaborado la salsa. Remueve bien para que ésta se reparta homogéneamente por la pasta. Salpimienta.
    5. Emplatado: Coloca en el fondo del plato un lecho de espaguetis negros y sobre el mismo, montados ligeramente unos sobre los otros el rape alangostado. Espolvorea con el perejil picado.


    Sencillísimo y delicioso. A disfrutar.  


    NOTA


    Hay quien cuece el rape, bien al vapor o en agua, previamente envuelto en papel film y después en aluminio. Queda perfecto también, pero de esta manera obtienes la base para la salsa de los espaguetis. También puedes embridar la cola para que le dé un aspecto más similar a la carne de la langosta.


    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR


    Para la elaboraciónGo. The Chemmical Brothers.

    Para la degustaciónBig Cat. Wild Beasts.


    VINO RECOMENDADO


    Borsao selección, rosado. DO Campo de Borja


    DÓNDE COMER


    En la orilla de la playa, justo en el momento en que el sol comienza a ponerse (me refiero a irse, que el término confunde y uno no sabe si el sol llega o bebe, cualquier cosa menos marcharse). También en el lugar más fresquito de la casa, en el balcón o la terraza, por ejemplo; y en cualquier caso con la mesa perfectamente vestida, bien surtida de vino y la mejor de las compañías para que el plato realce aún más su sabor, si cabe.


    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS


    Poca cosa, dado su bajo aporte calórico; pero como es fácil que te hayas pasado con el vino, no remolonees, levántate de la silla y da un paseo por la orilla, anda…

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook