Blog 
Cocina para Indignados
RSS - Blog de jaime lopez fernandez

El autor

Blog Cocina para Indignados - jaime lopez fernandez

jaime lopez fernandez

Soy Jaime López Fernández, de Puerto Sagunto (Valencia) y escribo el blog www.cocinaparaindignados.com que combina cocina y política con ironía, sentido del humor y ciertas dosis de indignación. ...

Sobre este blog de Gastronomia

Cocina para Indignados (www.cocinaparaindignados.com) es un blog que utiliza la cocina como pretexto para hablar con ironía, sentido del humor y cierta dosis de indignación, de la crisis y la actualidad política, todo ello combinado con recetas atractivas, sencillas, económicas y divertidas. ...


Archivo

  • 03
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Patatas sodomizadas sobre salsa resignada

    ¿Por qué el beneficio es privativo del empresario y las perdidas las ha de asumir el trabajador? ¿Por qué cobras siempre lo mismo cuando las cosas van muy bien y cuando no son tan favorables te despiden o te reducen el sueldo y aumentan la carga horaria? ¿Por qué los gobiernos legislan para que esta situación pueda darse? (a fin de cuentas son ellos quienes establecen los cauces por donde deben moverse las relaciones laborales). Sencillamente porque se aprovechan de ti y no te tienen ningún respeto. Te están sodomizando, laboral y socialmente y te están repitiendo como un mantra infame que no hay otro camino más allá de tu propio sacrificio; que esa es “la senda de la recuperación” (¿de quién? cabría preguntarse). En definitiva, que tú eres la puta y además vas a pagar la cama. Es tan viejo como el mundo, salvo que ahora hay móviles e Internet.

     

    Qué quieres que te diga, al menos pongámonos vaselina, aunque tengamos que pagarla nosotros; sí, ya lo sé, una vez más, pero qué más da. Dignifiquemos el paso del Rubicón; dulcifiquémoslo. No hay vuelta atrás, sólo te queda enfrentarte, y mientras tanto, disfrutar, porque eso sí que no te lo puedes permitir: que te amarguen.

     

    Este plato hace alusión precisamente a la afición sodomítica que tienen empresarios, estados y finanzas; a su aversión a las relaciones horizontales y consentidas; a su afición a la fuerza y a lo perverso. Y de esta forma, a modo de metáfora, unas patatas rellenas con longaniza sobre salsa ligera se convierten en un homenaje a aquellos que pese a todo tienen la voluntad, el coraje y la osadía de seguir adelante.

     

    NECESITARÁS (para 4 personas)

     

    • 4 patatas nuevas grandecitas.
    • 5 longanizas.
    • 4 alcachofas.
    • Aceite suficiente para freír ligeramente.
    • Sal y pimienta.
    • 125cl de vino blanco.
    • 125cl de agua.


    ELABORACIÓN

     

    1. Pela las patatas, lávalas y con el descorazonador (y no es una metáfora ni un novio borde) vacíalas por el centro lo justo para poder sodomizarlas después con las longanizas (hasta los actos más serios requieren de preparación especial). Es conveniente que el vaciado atraviese enteramente la patata para que la longaniza la penetre en toda su extensión.
    2. Coge las longanizas y, como si las operaras de fimosis, libéralas de la piel que las recubre. Acto seguido sodomiza las patatas. Si por tamaño sobra algo, haz pequeñas bolitas, del mismo modo que con la longaniza sobrante, que sofreiremos también después.
    3. Pela las alcachofas hasta llegar al corazón. Córtalos en cuartos y mételos en una cazuela con agua y limón para que no ennegrezcan.
    4. Una vez sodomizadas las patatas, salpimentar al gusto y sofreír a fuego medio 3’ ó 4’, dándoles vueltas en una cazuela plana para que no se monten unas a otras.
    5. Pasado ese tiempo o cuando tú veas, añádele los restos de patata obtenidos en el vaciado (si lo ha hecho con cuidado quedarán cilindros como espárragos gordos), las bolitas de longaniza y los cuartos de alcachofa escurridos y sofreír 2’ó 3’.
    6. Añadir el medio vaso de vino y dejar que se evapore el alcohol (2’ aproximadamente).
    7. Añadir el agua (que esté caliente no vaya a endurecer la patata), bajar el fuego al mínimo, tapar y dejar que se cueza todo a fuego lento durante media hora aproximadamente, moviendo la cazuela por las asas de tanto en tanto para que el caldillo se trabe bien. (Para saber si se han hecho ve pinchando con cuidado la patata hasta que veas que están blandas).  
    8. Para emplatar, coloca uno de los espárragos de patata en el plato, sobre él, con cuidado, una patata y alrededor 5 cuartos de alcachofa, bolitas de longaniza, trocitos de patata y un par de cucharadas de la salsa por encima.
    9. Umm. Sinceramente, buenísimas. Ojalá cuando te sodomizan en el trabajo lo hicieran con tanta elegancia y procurando el mismo placer… 

     

    NOTA

     

    Estas patatas combinan muy bien también con judías verdes, aunque la alcachofa ofrece ese particular gustillo dulzón que les viene muy bien.

    Puedes utilizar también carne picada en lugar de longanizas, aunque yo prefiero las longanizas porque ya llevan especias y su forma además es muy evocadora…

     

    MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

     

    Para degustar: Paradise, deColplay.

     

    VINO RECOMENDADO

     

    Castillo de Liria, tinto joven. DOC Valencia.

     

    DÓNDE COMER

     

    ¿En mesa redonda, alargada, cuadrada? ¿Solo, en compañía? ¿En tierra, mar, aire? Qué más da, están deliciosas. Eso sí, es obligado sentarse sobre flotador para sobrellevar solidaria y metafóricamente el trauma causado a la patata en el proceso sodomizador.

     

    QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

     

    Una hora de ejercicios variados será suficiente, procurando evitar cualquier movimiento que implique genuflexión.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook