Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 12
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Circunloquios organolépticos en torno al vino (y 3)

    Otra de las tonadillas más recurrentes es la del recuerdo a frutos negros maduros, o a mermelada de frutos negros, o a frutos negros almibarados o cualquier otra variante. Recordemos la uva es una fruta. Y para que un vino se críe en barrica, la uva debe estar madura. De ahí lo del rollo confitado, o almibarado, o “amermelado”. Claro que las frutas negras o rojas maduras (tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando) tienen aromas en común con la uva madura fermentada junto con los hollejos. 

    Y después de tanta tontería, de la propia y de la ajena, una más; me parece patético hilar tan fino para unas cosas, y ser tan pardillo para otras. ¿Cómo es posible que alguien detecte una finísima nota a papaya, y no se entere de que el vino está descompuesto por sufrir una guarda calamitosa? Porque éso sí se nota. Por ejemplo, todo lo que sea guardar las botellas de vinos jóvenes a temperatura superior a 10ºC es deteriorarlas. ¿Quien no ha entrado en verano en una bodega, o en una tienda selecta y ha visto los vinos a temperatura ambiente?  

     Donde compro habitualmente disponen de una cava climatizada, no tienen de todo, pero me gusta la selección que hacen. Aunque un día flipé con un comentario de uno de los socios. “Nosotros respondemos de que el vino, una vez llega a nuestro establecimiento, se encuentra en las mejores condiciones de guarda… ahora bien, hasta llegado ese momento, éso ya es cosa de otros.” No me jodas tío, si yo te lo compro a ti porque me das garantía, se supone que tú tienes que hacer lo mismo con tus proveedores. Imagínate… las cajas de vino se pasan dos semanas almacenadas con variaciones bruscas de temperatura, luego llegan a tu tienda y las metes en la cava para que quede bonito. Eso puede oler a papaya y a lo que se te pase por la cabeza. 

    Más información en comersinmilongas.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook