Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 20
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El increible menú de Samsha

    Lo llaman menú medio día pero no es exactamente así; Lo que ofrecen en Samsha de 14 a 17 horas por 21 € es un itinerario incierto y pleno de fantasía en cuanto a arquitectura de formas, sabores y texturas, diseñado por un chef que este mismo año ha sido galardonado con el premio de Cocinero del año en Alimentaria 2012.

    La descripción que Victor Manuel Rodrigo hace de cada una de sus creaciones a menudo alcanza las tres líneas, una tendencia en parodiado declive pero que en Samsha es requisito necesario para expresar su complejidad.

                  

    Dicho menú consta de un entrante, un pescado o una carne, y un postre, elegidos de entre todos los platos que hay en el menú 5 sentidos y en el 7 sentidos. Todo un dispendio de variedad. Consultar su web.  

    Así, por esos mencionados 21 €, uno puede por ejemplo, reproducir en su mesa el menú ganador en Alimentaria 2012; como aperitivo Representación del boletus relleno de dos texturas, en su hábitat de orégano, setas, piñones y cremos de parmesano... y pan de focaccia de parmesano y orégano.

              

    De segundo, Lubina con caldo de calamar, gotitas de su tinta con yema, tinta y corteza de seitán... y pan irlandés con hierbas y especias.

    Y de postre Paquetitos transparentes de gianduja de nuez de Macadamia, helado de leche ecólogica, escaramujo esférico, crumble de miel y rosquitas de chocolate... y scone de cereza y chocolate.

    Aunque un servidor eligió como primero la Representación del Boletus, de segundo se decantó en cambio por Rabito de cerdo ibérico con una reducción en su jugo, amaranto, burbujas de soja, bulbo de hinojo y queso San Simón... y pan de maiz y miel .

        

    Y de postre, Huevo de helado de yogurt envuelto en mochi de frambuesa en un nido de pasta kataifi y miel con soda de lichis e ylang-ylang... y pan de yogurt y té.     

            

    Precedido todo ello de detalles de bienvenida y despedida de auténtico calado escenográfico.

              

    Con aciertos y alguna que otra disonancia, el posgusto que esta ambiciosa y meritoria propuesta deja en el comensal, trasciende al clásico ¡qué bien he comido! o al  ¡qué bueno estaba!, asemejándose más bien a un ronronéo sinestésico, incluso horas después de su ingesta.   

    Por cierto, el Rabito de cerdo ibérico, brillante, muy brillante. La disonancia bajo mi punto de vista, la cobertura dúlce del falso boletus. En cambio, el relleno y emplatado espectacular.

    Otras opiniones de Samsha

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook