Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 14
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En busca del auténtico tomate RAF

    Desde hace ya muchos inviernos los consumidores asistimos pasmados a la proliferación masiva del llamado tomate raf; en las grandes superficies, en los paquis, en los mercados, en los restaurantes...

    Generalmente rebautizados con sobrenombres sospechosamente autoafirmativos;  Raf pata negra, auténtico Raf, Raf dúlce, Raf XL extra, Raf super sabroso... Y aprovechando que el precio hace el aprecio, a unos precios en ocasiones escandalosos.

             

    - Sabemos, y eso está al alcance de cualquiera, que su nombre que proviene de las siglas de Resistente A Fusarium, un extendido tipo de hongo que afecta entre otras a la variedad marmande. 

    - El raf es una variedad conseguida por una empresa francesa mediante selección natural a partir del tipo marmande, un tomate que se ha venido cultivando tradicionalmente en las vegas del levante español. Lo que representa que sea hoy en día uno de los pocos tomates almerienses no hibridados (sus semillas son fértiles).

    - El gen de larga vida que caracteriza a los tomates comerciales procede de la hibridación. Como el raf no es una variedad híbrida, madura de forma rápida... y lo hace de dentro a fuera. 

           

    - La producción es en invierno -la venta desde enero hasta abril- porque que el frío ralentiza el crecimiento del fruto y ese factor refuerza de manera decisiva su calidad.

     - Curiosamente la alta salinidad de los suelos almerienses, es la que induce a la planta a reaccionar  generando un tomate de característico dulzor, textura crujiente y aromática mineralidad.

    Sabemos todo lo anterior. Pero no tenemos ni idea de cómo, dónde ni a qué precio comprar un auténtico tomate raf. Y es que nos lo ponen muy difícil.

    No existe denominación de origen ni etiquetado legal. Pero sí un montón de variedades híbridas como el Delizia, el Conquista o el Marmandino, creados por la industria agroquímica con el objetivo de imitarlo. 

    Y por supuesto multitud de establecimientos de venta al público cuyo aporte a la ceremonia de la confusión es innegable.

              

    Por tanto, y al igual que en el caso de La milonga del tomate valenciano, el único método eficaz de contestar a la pregunta arriba planteada es el empírico. Así pues, decidí celebrar con mis estimados colegas a una merienda-cata a ciegas de tomates raf.

    Nos plantamos en la mesa con seis tipos de tomates adquiridos como auténticos raf en diferentes establecimientos del Mercado Central de Valencia. Y con una gama de precios que iba desde 1'5 € el kilo hasta 5'99 € el kilo. 

    El propósito de la cata era primero identificar de entre todos, al auténtico tomate raf, y constatar si la fama que le precede está justificada.

    Y el segundo objetivo era averiguar si existía relación entre calidad y precio, o dicho de otro modo, ¿estaría cuatro veces más bueno el "raf"" de 6 € que el "raf" de 1'50 €?  ¿Merece la pena pagar altos precios por el raf, o simplemente es el precio el que hace el aprecio?

            

    Las que siguen son las conclusiones consensuadas que la cata nos permitió alcanzar. (Excepto en el caso del primer y segundo puesto, he preferido omitir los nombres de las fruterías puesto que no fueron capaces de ofrecerme como consumidor una información mínimamente rigurosa, o un producto debidamente documentado). 

    Continuar leyendo el artículo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook