Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 23
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gastrotapas y algo de arte en Restaurante Lienzo

    Lienzo Gastrotapas... reza su sobrenombre. Gastrotapas entendidas como reinvención del guiso clásico en forma de miniatura.

    Es lo que define a este restaurante de ubicación casi palaciega e interior sofisticado y armónico. A pesar de su apariencia, ha equiparado sus precios a los de una competencia que no disfruta ni de lejos de la prestancia de su local.

           servicio de pan aceite y sal del Himalaya y maldom  patatas bravas

     Así, disponen de tres menús; el Menú Ejecutivo por 19 € que consta de 1 aperitivo, 3 tapas, de segundo un arroz, y un postre. El Menú Tapas por 25 € compuesto por 1 aperitivo, 5 tapas y 1 tapa dúlce. Y el Menú Gastrotapas, por 35 €, con 1 aperitivo, 5 tapas y 2 tapas dúlces.

    Aunque no tengo nada de ejecutivo, hice como si lo fuera y pedí el consiguiente menú. Antes de nada me decoraron la mesa con pan, aceite y sal negra del Himalaya.

           potajito de garbanzos   sardinas marinadas con tomate y pesto

    Después de unas satisfactorias sucaditas, llegó el aperitivo. Empieza a ser una norma cansina que cada gastrobar tenga su propia versión de bravas, aunque las de Lienzo estan buenísimas.

    Luego una especie de potaje de gabanzos en miniatura, muy fino, aunque yo lo hubiera preferido más sentidito. A continuación lomito de una carnosa sardina marinada con tomate y pesto. La cosa subió de nivel con una Caldereta de setas con huevo pochado y panceta ibérica... muy notable.

           caldereta de setas con huevo pochado y panceta ibérica   arroç amb carranc

    Ya había dado cuenta de las gastrotapas; la sensación era buena. Buen producto, elaboración impecable y precioso emplatado. ¿Se podía pedir más? Pues sí, un poco de arte.

    Y de repente apareció en el arroz... leer el post completo en comersinmilongas.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook