Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 07
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La Gnocca del Pirata. Un reto difícil de superar

    Wasapeando mi amigo Boro me lanza un reto. Quiere comer por menos de 15 € a la carta. Y a él le gusta comer bien.

    image

    image

    Había estado una sola vez, y comí de menú. No me deslumbró pero le encontré un punto de autenticidad que me sedujo. (Leer comentario). Al entrar reviví la sensación de entonces, es como pasar al comedor de la versión italiana de “Cuéntame”.

    image

    El castellano del matrimonio por cierto, apenas había mejorado. Unas olivitas, cacahuetes y una desbordante copa de de merlot italiano de la casa que pasa sin enterarse para esperar a mi amigo.

    image

    Ojeé el menú del día; de primeros Focaccina rellena, Parmigianina de berenjenas, Caprese, Piadina. Y de segundo, Vitello tonnato, Solomillo de Taleggio, Pasta, ajo, aceite y guindillas, o Carpaccio de bressaola. 9’50 € con bebida y postre. Me entraron ganas de pedirlo y olvidarme del reto, pero Boro llegó con la determinación de llevarlo a cabo.

    image

    La prioridad era la pasta artesana rellena, así que pedimos que “El Pirata” nos sugiriera como antesala un par de entrantes. Dejadlo en mis manos, nos vino a decir con un castellano macarrónico (de macarrón, que no de macarra).

    Nos trajó una ración de Parmigianina de berenjenas. Caserito, sencillo y resultón, como todo lo que lleva queso fundido.

    “>image

    También una Focaccina rellena, sin más secreto que pan calentino con jamón, queso y tomate. Como no va a estar bueno eso!

    image

    Y toma más carbohidratos, Piadina Mediterránea. No es un alarde de variedad, de hecho los italianos se repiten como el ajo, pero ta güeno

    image

    Después de una larga pero entretenida espera -ese día hubo un inesperado llenazo-, llegó el momento de la verdad, la pasta artesana (9 € según la carta). Para mí, unos Raviolis di zucca de la Tía (pasta artesana rellena de calabaza con mantequillas y amaretto). Formidables, al dente y con un relleno muy nítido… difícilmente mejorarles.

    image

    Y mi amigo unos fetucinni rellenos de gorgonzola y algo más, magníficos también.

    image

    Como además nos arreamos una cesta de pan durante la mencionada espera, llegado el momento de los postres decidimos compartir un salchichón de chocolate… o algo así. Muy rico, una especie de turrón de chocolate casero.

    image

    Luego un chupito de una sutil grapa y otro de limonchello.

    image

    Una vez establecida cierta camaradería con “El Pirata” le comentamos que escribíamos en comer sin milongas. Entonces, y mientras nos fumábamos un purito en la terraza nos sacó dos espléndidos “sequeratos”… qué buenos.

    image

    Pedimos la cuenta. A todo lo descrito hay que sumarle otras tres copas del merlot italianos llenos a revosar. Total… y no acierto a desglosar la cuenta, 28 € en total. 14 € por barba. Increible, reto superado.

    image

    La Gnocca del Pirata – Verger, 1. Valencia 46003. tel. 961 139 930

    Compártelo:Correo 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook