Blog 
Comer sin Milongas
RSS - Blog de Rafael Viguer

El autor

Blog Comer sin Milongas - Rafael Viguer

Rafael Viguer

Editor de comersinmilongas.com

Sobre este blog de Gastronomia

Además de anotar experiencias en barras y restaurantes, especulo acerca de las "milongas" que se cuentan en el mundillo gastronómico valenciano.


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Unas tapas en Casa Botella

     Desapacible y tormentosa noche de rodríguez. Me debato entre la virtud, volver a casa para cenar un par de latas de atún, y el pecado, entrar en alguna taberna agradable e improvisar.

    La fina lluvia que hasta hace un instante refrescaba mi ciclo ruta urbanita se transforma en aguacero. Me resguardo bajo los soportales de una finca burguesa de Pintor Salvador Abril.

    image

    No son ni las nueve menos cuarto, pero ya está oscuro. Parece que de Casa Botella sale luz. Me veo obligado a refugiarme.

    Me dice Rafa Botella que han retocado la carta dando más importancia a las tapas y a las degustaciones. Justo lo que necesito, algo agradable y frugal… y a casa.

    image

    Pido una “Sardina al vinagre de módena con puré de dátiles” (2’50 €) y una copa de un agradable macabeo de Fontanars del Aforins llamado “beberás de la copa tu hermana” (2’20). El dúlzor untuoso de los dátiles funciona de maravilla con la maceración de la sardina.

    image

    Me empiezo a encontrar a gusto. Me pido esta vez una una copita de tinto Setze Gallets de Celler del Roure (2’25 €).  Para acompañarlo, un “Tartar de salmón con salsa de yogurt y eneldo” (4’50 €); potente y sobrado de contrapunto.

    image

    Desde las ventanas se ve una densa lluvia iluminada por las farolas. Entra una guiri Italiana empapada. Se adecenta un poco, pide una copa de vino y saca un libro del bolso. Casa Botella tiene algo que lo hace acogedor.

    image

    Ya casi que pido una tapa más y me doy por cenado; elijo una “Tosta de cordero mechado con Napicol” (4 €); jugoso y original. ¿Qué estará leyendo la italiana que no despega la vista del libro?

    image

    Me he quedado tan bien que sería un crimen no rematar con un buen postre. Esta vez, ni miro la carta, me acuerdo bien de otras veces… quiero el “Dúlce de Germán” (4 €).

    image

    Acabamos los tres charlando, la italiana, Botella y yo. Y después de un rato, cada uno a su casa y Dios en la de todos. En total, 19’50 €.

    image

    En realidad no me voy a casa. Me encanta el ruidito que hacen las cubiertas de la bici al surcar las calles mojadas. Caen algunos kilómetros y alguna que otra copa de vino más.

    Casa Botella. Pintor Salvador Abril, 28. Valencia. 654 84 93 33

     
     
    DEJA UN COMENTARIO

    Conectado como VigPress¿Quieres salir?

    Comentario

    « Gadhus y el hombre que obraba milagros

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook