Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 27
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ALIMENTOS QUE ENCONTRAREMOS CON LA LLEGADA DEL VERANO


     

     

    Lo reconozco, los calendarios tienen algo de fascinante. Más esos que hablan de  estacionalidad. Suelo trabajar con uno que encontré hace años en la revista CUINA.

    Una enorme circunferencia donde mes a mes vemos los productos de mercados, así podemos centrarnos en nuestros menús.

    Con el final de Mayo y el principio de Junio nuestra despensa de frutas y verduras varía, se amplía y podemos comenzar a imaginar platos que nos dan otra textura más cruda.

    Partamos de un listado de ejemplares que podemos comer todo el año: Patata, col blanca, lechuga, escalonia, cebolla, rábanos, champiñones, diversas peras, almendras, nueces y avellanas, ajo y rúcola.

    Veamos qué podemos tener más de temporada: Romanesco, brócoli,  acelga, calabaza, pepino, tomate, calabacín, lechuga romana, judías tiernas en sus diversas variedades, algunas setas como níscalos y perrochicos, cebolla tierna, hinojo, espinacas pimientos verdes, melón francés, ciruelas, cerezas, nísperos, guisantes, nectarinas, diversas manzanas, espárragos bancos y verdes, fresón, frambuesas y fresas, albaricoques, naranjas, limones, alcachofas, puerros.

    Ante una lista así a veces me quedo muy sorprendido que las gentes que practican dietas se sientan encorsetados a la hora de preparar sus platos. Durante todo el año tenemos mucho más de lo que nos damos cuenta, porque el error está en no buscar la estacionalidad. La temporalidad es importante. Aprendamos a mirar los mercados. Ellos marcan las estaciones. Los precios lo agradecen. Nuestros estómagos también. La variedad de productos es suficientemente amplia como para que consigamos que nuestras propuestas diarias resulten variadas. En la diversidad reside parte del éxito de una comida suficientemente variada. Ahora toca cocer menos, y notar el sabor verdadero de los productos.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook