Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 04
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DE TAPAS POR MURCIA 2010


     

    Al hacer una revisión, en distintos blog y comunicaciones, sobre las “ferias de tapas” existentes, el panorama es tan amplio como la necesidad de que la gente acuda a los bares para que el nivel vuelva a ser el de siempre.

    Pero la verdad es que muchas veces estas ferias son excusas, donde los profesionales no hacen del todo sus trabajo. O hacen un trabajo muy por debajo de lo que debería ser su resultado final.

    Me encuentro tomando unos vinos con un amigo y Marta el viernes pasado, y sin saberlo, el propietario nos saca la “tapa” que participa en el concurso  “De Tapas por Murcia 2010”. Nos da un catálogo plano, que inmediatamente se ve la mano, estética, de Hostemur. Cargado de múltiples fotografías que no sirven para nada. Nuevamente la misma idea que en el folleto que llevaron a la feria “Lo mejor…” de Alicante.

    Creo que está muy bien que participe tanta gente, y por la lectura de los nombres de los platos, incluso diría que el nivel es posible que haya subido, pero no se puede caer en el “puertas abiertas para todos”.

    Cosas que suenas bien: “Costillas de ibérico al aroma de café”, “ Foie gras de pato con arrope”, “Taco de bacalao con mayonesa de lima y torreznos”…

    Cosas que más vale  no atreverse a poner en una jornada de la tapa, donde se presupone que el cocinero ha hecho un esfuerzo por mostrar un trabajo nuevo, que haga que el viaje valga la pena: “lomo”, “pastel de carne” “patatas bravas”… Y no porque esas cosas no puedan estar buenas, sino porque debe de haber un esfuerzo. Y eso hace que la media caiga.

    Si no se hace un esfuerzo por restringir la participación, y que haya una primera selección de los platos, de los pinchos o de las tapas seleccionadas, el público se vá a encontrar con un muy desigual plantel.

    No creo que se trate de que cuantos más participantes sean el resultado será mejor, que sí, eso sería muy loable, pero siempre que esos participantes mostraran realmente un esfuerzo en el trabajo que quieren, año a año, presentar.

    Un tapa no debe de tener un nombre gigante, ¡si hay una presentada con 17 palabras¡. Debe ser un golpe, tanto de sabor, imaginación, articulación gastronómica, como de pronunciación.

    Aún nos queda mucho por recorrer. Que las iniciativas vayan siendo más concretas. Eso sí seria mucho de agradecer.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook