Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 01
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DISFRUTAR DEL TIEMPO PARA BEBER MEJOR

     


     

    En una de las últimas sesiones de cata de la ASRM (asociación de sumilleres de la región de Murcia) pedí a los compañeros que si había quedado alguna botella del último acto celebrado, al que no pude asistir por encontrarme fuera de la ciudad.

    Sobre la mesa me dejan una botella de Altos de Losada 2007. Abierta la botella muchas copas quieren volver a disfrutar de tan excelente vino. Con sólo probarlo, olerlo, mover la copa, mirarlo, todos coincidimos en que nos encontramos ante un enorme vino, además de precio interesante.

    Por ello llamo a uno de distribuidores y les pido unas muestras.

     Generosamente me hacen llegar una botella de Losada 2007.

    Bodegas Losada, vinos de finca, es una bodega leonesa del Bierzo que trabaja con la uva Mencía. Generalmente con viñedos viejos.

    Abro la botella en casa, a solas. Derramo sobre la copa un poco de vino. Inmediatamente compruebo que nada tiene que ver con su hermano mayor. Losada 2007 es un vino que va a necesitar tiempo para abrirse y mostrar todo su potencial.

    Comienzo a pensar, con la copa cerca, comienzo a anotar cosas en la libreta. Que si complejidad, que si es carnoso, que si su capa es alta, que si tarda en abrirse (¿cuánto tiempo estamos dispuestos a esperar para conseguir todos los regalos que puede hacernos un vino antes de beberlo?). Los primeros aromas a cuero y tabaco. Las notas arcillosas. Un regaliz que va ocupando la copa. Pasa el tiempo, más de una hora, y aún sé que el vino puede dar mucho más. Voy a ser paciente, y trabajo el movimiento para que la copa siga abriendo un trabajo tan delicado. Para disfrutar hay que saber esperar.

    Con éstos pensamientos dejo que pasen los días y trato de buscar la botella que es el top de la bodega, La Bienquerida.

    Han de pasar algunos días hasta que puedo enfrentarme a una copa de éste vino, para así poder cerrar el círculo de vinos que elabora la bodegas Losada y conocer todo las esquinas del trabajo que elaboran en el Bierzo ésta concienzuda bodega. Será en la cata que en Valencia organiza, de manera espectacular, el grupo Verema en su X Encuentro.

    Sobre la mesa expositora de la bodega hay un magnum abierto de la Bienquerida, que se a aireado dejándola en un decantador, otras botellas de Altos de Losada, que curiosamente ha sido el vino mejor puntuado en la cata virtual que mes a mes realiza Verema con los amigos que se apuntan a ésta actividad.

    La nariz de La Bienquerida es sorprendente. Cargada de complejidad hace que desde que nos acercaremos a ella nos golpee para que le prestemos atención. Aquí hay algo muy serio.

    Los vinos que son capaces de trasmitir, llámese territorio/terroire, la historia de quien les presta atención y dedicación, llámese lo que queramos, exigen atención, pues darán placer y altos momentos de meditación, y para ello hay que estar muy predispuestos.

    A veces beber en determinadas circunstancias es una gran falta de atención para con el trabajo que se encuentra en el interior de una botella.

    Pero ¿cuánto de nuestro tiempo y de nuestra atención somos capaces de entregar al hecho de disfrutar de una copa de vino?. ¿Cuánto de lo que hay en una copa de vino podemos reconocer si no realizamos catas silenciosas y aisladas que nos lleven de viaje hasta las viñas, hasta los terrenos que las contienen, hasta el diálogo con los hombres que dedicaron su aplicación a realizar un discurso que trata de hacer equilibrio por hallar ese milagro que lo hace pervivir en el tiempo?

    Bodegas Losada exige, de quien se acerque a beber sus vinos, atención y tener los sentidos abiertos. Así, además, podremos disfrutar de un territorio que va encontrando un discurso muy propio y personal, inolvidable.

    Podremos frivolizar algunas veces con el hecho de beber vivo, pero hay elaboraciones que merecen lo mejor de nuestra atención. Perder todo sus mensajes denotaría de manera muy evidente, nuestra cara más pusilanime

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook