Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 31
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL POLLO ROCKERO


     

     

     

    No me atrevería a decir que es un gran local gastronómico, pero un señor que en la puerta de su establecimiento escribe “gastronomía y cultura”, tiene un alma inmensa, una inteligencia fina, como de katana bajo hielo, y que además se sabe un montón de canciones que está dispuesto, si el cliente se deja, a cantarlas en compañía de una guitarra y tiempo por delante.

     

    No es ni si quiera, aún, un local de culto gastronómico. Pero lo será. No me cabe ninguna duda. Denle tiempo para meditar y reorganizarse una y mil veces.

     

    Alberto cocina, aún, con el corazón, y deberá cocinar, sin olvidar el corazón, con la cabeza. El corazón nos da latidos que pueden ser descompasados. La cabeza debe regularizar las composiciones, las actitudes, las propuestas

     

    Y digo esto porque sé que él quiere llegar muy lejos. Quiere dar mucho placer a quien se acerque a este local, que si estuviera más visible, y no en la calle mayor de Javalí Nuevo, sería tendencia. Y eso que lleva ya un buen tiempo funcionando, y muy bien pese esta crisis maldita que nos muerde la pantorrilla.

     

    Música en vivo, sonrisas, generosidad, ganas torrenciales, y ríos y río de pureza, inocencia, buen rollismo o como quieran ustedes llamar. Hay que ir. Ahora, para poder sentir los cambios que se van a ir produciendo. En EL POLLO ROCkERO hay vida, y esa corriente alimenta, aún de una manera un tanto brusca, pero debajo, si se mira a través de esa lava torrencial, hay algo que seguramente puede dar un local espectacular.

     

    Hay locales  que parten de una experiencia profesional, otros que una ilusión, otros de una herencia. Aquí nos encontramos con un local que ya ha sufrido un cambio de ubicación previo, y ahora parece haber encontrado un buen lugar, eso sí, si usted no es amigo del ruido es mejor que se quede merodeando a cien o doscientos metros, pues entre los que cantan en la puerta, los que cantan en el interior, y la música, que no para, puede, por la terrible acústica del local, convertirse la visita en una experiencia demoledora, como cantaban los “Farmacia”, que en esa mezcla de bodorrio placentera entre el lema de “gastronomía y cultura”.

     

    Hay notas naif innecesarias, como esas bienvenidas sobre la mesa en forma de chuches. Otras notas son tiernas, como esas mesas pequeñitas para los hijos de los que vienen a pasárselo bien en fin de semana, que es cuando el local despunta, en cualquier momento, vida y color. O esos sofás minúsculos años cincuenta de los baños.

     

    Lo cierto es que el otro día hicimos una comida que habíamos traído, que amablemente Alberto y su equipo nos ofrecieron el local para que fuera residencia momentánea de nuestro palacio de primavera. Así que toca, en próxima visita, conocer su cocina.

     

    Por ahora lo probado es la vida. Y desde luego la vida que destila éste espacio es poderosa, canalla, inteligente y emocionante.

     

    No se lo pierdan, o dejaran de ver la vida en estado puro.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook