Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 24
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA CALIDAD ESTÁ EN EL VINO BASE

     


     

    Queríamos celebrar no sé que cosa. Así que buscamos alguna botella y compramos un poco de jamón extremeño, de color tentador, de aroma sutil y muy sabroso.

    Le Cotet, uno de los champagnes que elabora el productor Jacques Lassaigné en la zona de Montgeux, al sur de la champagna.

    La primera reacción al comprobar que el tapón sale casi sin esfuerzos y sin el brío natural es de decepción, pero como somos cabezones nos hemos servido un poco.

    No hay burbujas, apenas, pero olemos y nos miramos alegres. Aquí hay un vino blanco extraordinario, nos decimos.

    No encontraremos las notas frescas y minerales, con toques de limón que hemos probado otras veces. Pero la oxidación ha convertido al espumoso en un vino blanco potente, con carácter, que acompaña bien las finas chullas grasas de la chacina.

    Lo que nos ha llevado inmediatamente a la meditación siguiente. Si el vino base con que se elaboran los champagnes es de calidad, el resultado, aún en el caso de una perdida de burbujas y espontaneidad, deberá dar como resultado un vino que se pueda beber, que dé otros matices en nariz, otras sensaciones en boca, pero que produzca ese momento de asombro, de cómo algo transformado y que no es en realidad lo que se quería que fuese, tiene la estructura y el equilibrio de un resultado tan correcto.

    Esto me lleva a pensar nuevamente en la necesidad de que los trabajos de base, ya sea en la viña, o en la enseñanza, en la cocina, tienen que tener muy buenas bases. Muy buenos conocimientos de los principios, para poder así desarrollarse en cualquier circunstancia.

    No hay platos malos sin en ellos hay la inteligencia de un pensamiento. Podremos aprender de los errores, y no volver a ello, claro, pero en ese error deberíamos de poder encontrar un rayo de luz que nos haga reflexionar sobre el trabajo previamente realizado.

    Asi que hemos celebrado de otra manera. Hoy no a habido burbujas. Ha habido verdad.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook