Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 02
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OTRO PENSAMIENTO SOBRE LA EDUCACIÓN

     

     

     

    Ha puesto la compañera un bonito ejemplo sobre tres palabras que pueden, a ratos, llevarnos a la confusión: Entender, Comprender y Aceptar.

    El entendimiento viene de la parte intelectual, la comprensión viene del corazón, y sin entender ni comprender somos capaces de aceptar.

    Todo esto venía a cuento en una clase de didáctica. Tratábamos de encontrar cuales eran los puntos de acercamiento entre profesor y alumno.

    Hay términos que me suenan lejanos y en los que comienzo a trabajar, después de unos días, sin demasiado problema. Las competencias, ese compendio de saberes ante los que nos enfrentamos, el gran Qué que deseamos exponer, y que son los educadores los que plantearán y buscarán el Como hacerlo. Desarrollar pautas y construir herramientas.

    Pero lo que me ayuda a llegar al centro del meollo será el ir desgranando, de manera lingüística en principio, los temas que queremos que nuestros alumnos sepan, conozcan, puedan realizarlos , y ese conocimiento suponga, o pueda suponer, una mejora en sus propias vidas, laborales y cotidianas.

    El idioma nos ayuda a hacer más claro los caminos de estudio. Algo así como un “divide y vencerás”, que desgrana, hasta hacer más clara, las artes del todo.

    Las nuevas herramientas que podemos tener en nuestras manos los educadores hay que irlas conociendo poco a poco. Maneras que hasta hace poco podrían parecer novedosas se quedan cortas, Se trata, básicamente, de que el alumno aprenda  y que podamos saber cuales son los conocimientos que esos alumnos tienen. No negativizar las ausencias, sino compensarlas.

    Es un mundo demasiado nuevo, que me agrada, pero ante el que muestro cierta sorpresa. Imagino que similar a la de mis alumnos, que cuando hacemos pan tardan en saber los beneficios de las largas fermentaciones en frío, aunque luego, los resultados en boca, sí son evidentes y sabrosos. Será cuestión de tiempo. Será cuestión de probar. Acepto jugar con nuevas normas.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook