Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 04
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RD 1996


     

    Eso tienen los grandes vinos, los grandes champagnes, que luego, cuando recordamos el momento en que los bebimos, volvemos a disfrutar.

    Me ha pasado últimamente con otro champagne, un Salón también 96. Esta vez se trataba de un momento emocionante. No volveremos a cocinar en Traperia 30. En la mesa, ya entrada el año nuevo, algunos buenos amigos, y algunos de esos corazones que nos han acompañado en ésta andadura. Bollinger R.D 96 nos ha dejado un poco en silencio. Hubiéramos querido más. Pero es que los aromas potentes y profundos, el sabor emocionante y único, eran buenos acompañantes para una despedida casi silenciosa, sin lágrimas, con el espíritu dolido por la adversidad, pero contento por el trabajo bien hecho.

    La gente se ha ido yendo del local poco a poco, Incluso los que abrieron un Dom Perignon, los que bebieron dos magnum de Billcard Salmon Rosé. La cena ha funcionado perfecta y nos hemos sentido muy queridos por las felicitaciones de los clientes que hoy han llenado el salón.

    Cuatro aperitivos formaban un hermoso plato colorido: Pan de nueces, pimiento y sardina marinada, tartar de salmón, jengibre y alcaparras con espuma de Pesto,  Coca con sobrasada de chato y camambert con polvo de olivas, buñuelos de bacalao con mahonesa de guacamole. El transparente caldo de pichón mojaba un brioche de avellanas y  foie con naranja y manzana, que  se derretía ante el calor de terciopelo del líquido escrupulosamente clarificado.

    La merluza tersa y acompañada por un fondo de oloroso, unas espinacas salteadas, y una potente mayonesa de gamba.

    El cordero tenía algo de árabe, acompañado por una salsa donde los higos debatían con la canela. La alcachofa y las patatas salteadas con tomillo cerraban la parte salada.

    Natillas de turrón cubierta con un gel/sopa de chocolate y un helado fresquísimo de cítricos.

    Así ha sido el trabajo esta noche.

    Ahora la cocina ya está limpia, las mesas recogidas, y la botella de ese Bollinger RD nos acompañará durante muchos días, muchos meses. El tiempo del futuro estará compuesto por esos corazones amigos que nos acompañaron en esta andadura. Gracias

    Traperia 30 ya es parte de nuestra historia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook