Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 03
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    VELOCIDAD DE CRUCERO

     

     

     

    Aunque parezca muy semejante, la vida del aula, de la formación, es muy distinta a la vida del restaurante, el trabajo cotidiano y destino de las horas en el centro. Pese a que hay días que parece que las dos quieren cruzarse y ser una.

    La formación debería de tener ritmos pausados, mientras que en la empresa privada se está a merced de los saltos oscilatorios de la voluntad popular, y pueden encontrarte en un mismo día con notables achuchones de trabajo.

    Alga así nos ha pasado estos días en nuestros “cole”, de serena clase con programa preestablecido a hacedor de catering sin fin, a causa de algunos cierres y finalizaciones de otros cursos, y por esos olvidos tontunos que hay entre los departamentos, se nos han acumulado las peticiones.

    Las voluntades, y los aprendizajes, son muy importantes aquí. Es diverso ser alumno que ser profesional remunerado. Y aunque generalmente no me gustan mucho las tensiones que se generan por las proximidades de fechas y las sorpresas por las novedades inesperadas, hay que reconocer que, de vez en vez, no viene mal un empujón de realidad. Son situaciones que hay que tener dentro de nuestra agenda, y ellas ayudan a ampliar las geografías que los programas suelen ofrecer.

    Así que nos hemos encontrado preparando un aperitivo para cien personas, el mismo día que hay que dar una comida para 30, sabiendo que en unas horas hay que ponerse con un desayuno de esos que algunos llaman “coffee breack” para otras cien personas, cambiando de registros y adentrándonos, en ese caso, en el tema de la repostería. Amén de terminar una comida que llevamos repitiendo durante dos semanas para un grupo de profesores del centro que tienen acciones formativas en horario de tarde.

    Con estos ejercicios de realidad comprobamos las voluntades, los rasgos que marcan a cada alumno/trabajador, y los muestrarios para entender las psicologías que mueven a quien quiere dedicarse a esta profesión.

    Habrá quien sepa sacar partido, habrá quien se quede con la anécdota. Habrá de todo. Y habrá que mirar con detención, para aprender de lo que se quiere enseñar.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook