Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Valencia

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 23
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    VIAJAR PARA CONOCER


     

     

    Los hay que van congresos, quien participa en foros y conferencias, quienes van a museos y exposiciones señaladas, pero hay una raza divertida e incansable que persigue conocer bodegas. Así que recorren geografías y a veces, algunos, regresan al mismo lugar, como si se tratara de confirmar que los pactos por el hacer bien se mantienen poderosos frente a las debilidades de lo cotidiano.

     

    Podría parecer una frivolidad, pero para aquellos que el mundo del vino es una manera de amar a la tierra, de respetar unas normas no escritas por nadie pero seguidas por muchos, conocer de primera mano los terrenos, las viñas, el cómo se realiza el trabajo del hombre en conjunción con la naturaleza, supone una afirmación de que hay otra vía para producir felicidad.

     

    Las viñas y sus terrenos, que unas veces son secos, escarpados, arcillosos, calizos, de cantos rodados, de tan variada expresión como llegan a ser los vinos que transportan el espíritu de la tierra. Los terrenos y sus viñas. Cuidados unos, cuidados otros.

    Viajar así es viajar hacia el centro de una naturaleza productiva, sufrida en muchos casos, pero en estrecha relación con el hombre. Quien se empeña en recuperar viejas especies a punto de desaparecer, a tratar de continuar la vocación de hacer más sensible al mundo, más hermoso.

     

    Y cada vez éste grupo de viajeros encuentra motivos para visitar más bodegas en el mundo. ¿Será posible creer en el hombre, en el hombre que ama el vino como un prototipo peculiar y profundamente amante de la tierra? Los que viajan creen que sí, porque cada vez que llegan ya están pensando en volver a salir.

     

    Además éste grupo, que como un animal mitológico, se forma y se reforma con nuevas partes de su cuerpo en cada aventura, regenera su transformación con el conocimiento. Para unos nuevo, para otros ampliado.

    Los hay que visitan las bodegas por primera vez, y así comprenden porqué los vinos que prueban llegan a ser de una manera u otra. Solo quien visita las tierras de una bodega, sus instalaciones, conoce a los hombres que hacen posible ese proyecto, se llame de una manera u otra, llega a comprender el catálogo de esfuerzos y misterios que tiene el vino.

    Los que vuelven, los que ya han hecho esa bodega parte de su piel, se sienten reconfortados por comprobar que todo sigue igual. Que la fe y el esfuerzo se mantienen, como una religión sin dioses pero que tiene nombres y accidentes concretos.

     

    El mundo del vino me está propiciando unos conocimientos y unas expectativas que otras facetas de la gastronomía no me habían regalado. O tal vez sería yo el que no las he sabido encontrar.


    Visitar las tierras donde nace el futuro tiene un misterio que sólo he podido sentir en algunos mercados y cocinas. Pero incluso sacan un cuello de ventaja las viñas que oxigenan el mundo. Hay algo de ritual de agradecimiento  y siempre acabo pensando en Las Gerias de Lanzarote sur. Un milagro entre los milagros. Hombres y tierra empeñados en el trabajo para el momento del disfrute.

     

    Viajar para conocer. Viñas, bodegas, colores y sabores. Muchos hombres y mujeres queriendo mejorar los sabores de la tierra.

     

    P.D Foto de Juan Francisco Carmona en el restaurante Cantallops, a los pies de la bodega Can Rafols del Caus

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook