Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 20
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Al Gobierno le toca mover ficha

     

     

    Tras la aprobación  de la Ley de Consultas este pasado viernes por el parlamento catalán, con el voto a favor del PSC, al gobierno no le queda otra vía que recurrirla ante el Tribunal Constitucional, extremo al que, en mi opinión, no se debería haber llegado.

    Los partidarios de la consulta están tratando de buscar alguna argucia legal a la que acogerse para que el día 9  se celebre el referéndum.

    Creo que la cuerda se ha tensado demasiado.

    El gobierno ha hecho caso omiso hasta el último momento de las pretensiones de los nacionalistas y ahora esperan frenarlo con la ley en la mano. Un poco tarde, la verdad.

    Los encuentros (o mejor dicho desencuentros) entre el presidente Rajoy y el presidente catalán Artur Mas apenas han tenido lugar y cuando se han celebrado no han servido absolutamente de nada porque ninguno de los dos ha dado su brazo a torcer y han mantenido siempre los mismos discursos desde el principio.

    Llegado a este  punto, la vuelta atrás es muy complicada.

    La Constitución prevé suspender la autonomía de una región en casos extremos. Nunca ha habido necesidad de aplicar esta norma en los años de democracia que tiene nuestro país.

    El Estado tiene mecanismos legales para parar la consulta. Pero este era el peor de los escenarios posibles.

    Deberíamos tomar ejemplo del modelo escocés y de cómo se ha desarrollado todo el proceso. Un referéndum legal con una pregunta pactada, bajo un clima de normalidad y sin necesidad de llamar a la desobediencia civil.

     Una auténtica lección de democracia.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook