Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio

El autor

Blog Desde la azotea - patricio

patricio

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 05
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    Arturo Valls y los Goya

    Al presentador Arturo Valls lo han puesto a caer de un burro por decir públicamente y saliéndose del guión que todos los invitados siguieron a pie juntillas, lo que muchos de nosotros pensamos y que no es otra cosa que decir que la Gala de los Goya, como certamen cinematográfico que es , debe servir a parte de para entregar las estatuillas, para hablar del mundo del cine, que no pasa precisamente por su mejor momento, sobre todo, el cine español y no para hacer otro tipo de reivindicaciones, que siendo muy legítimas, como es la igualdad entre hombres y mujeres o el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, tienen otros cauces para defenderlos y reivindicarlos, seguramente también con más efectividad que en una gala del cine, donde la política debería quedar al margen.

    Parece que hacer este tipo de declaraciones sea tanto como estar en contra de la igualdad entre hombres y mujeres y enseguida te cuelgan la etiqueta  de machista.

    Ser machista e intransigente es lo que están haciendo muchas feministas prohibiendo, por ejemplo, que las azafatas de eventos deportivos puedan ganarse la vida honradamente, como hacían hasta ahora, asistiendo a los grandes premios de motociclismo, la Fórmula 1 o entregando un ramo de flores al ganador de la vuelta ciclista.

    Nadie ha criticado, sin embargo, que Pablo Iglesias portara un abanico rojo como otros invitados, cuando son conocidas sus declaraciones absolutamente reprobables sobre una conocida presentadora de televisión a la que deseaba azotarla hasta hacerla sangrar.

    Pero preferimos quedarnos en lo anecdótico.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook