Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 30
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Buen comienzo de temporada con cacerías Fontalbres

     

     

    Excelente jornada de caza en compañía de mis amigos Pepe Sala y Desiderio Catalá en el coto que gestiona Moisés Navarro de Cacerías Fontalbres en Pozo Cañada y que ha tenido lugar este pasado miércoles.

    Cerca de 600 hectáreas de monte bajo y matorral con carrascas y esparteras, ideal para la caza de la perdiz en mano. Perdiz fuerte, que da mucho juego a cazadores y perros.

    Nada más llegar al coto, Moisés ya nos tenía preparado el almuerzo. Deliciosos huevos fritos con longanizas y chorizos y patatas a lo pobre, aderezado con un buen vino de Rioja. No podía faltar el delicioso pan manchego.

    Con el estómago lleno y con muchas ganas de salir al campo, no tardamos en ver los primeros bandos de perdices.

    Llevar al lado a una escopeta como Desiderio Catalá es todo un lujo. Pepe Sala, desgraciadamente, sufrió una indisposición y al poco de salir tuvo que retirarse a la casa, no sin antes colgarse dos perdices y un conejo.

    Desiderio bajó tres o cuatro perdices de las de quitarse el sombreo. Erró poco y no perdió caza. El mérito fue de la perrita que le acompañaba en esta ocasión, una preciosa pointer blanca y negra. Cuando le pregunté qué cartucho utilizaba, me dijo que lo que le sobra de las tiradas de pichón, normalmente 'rapaz' de 36 gramos del 7/5.

    A pesar de tener una colección de armas, que quitarían el hipo a más de uno (Fabri, Perazzi, Holland, Purdey …), Catalá caza con un Beretta semiautomática. En el extremo del cañón lleva un polichock exterior, que concentra más el tiro y apenas deja huecos, lo que permite una mayor penetración.

    Antes de que Sala o yo mismo tuviéramos ocasión de tirar a las perdices, Desiderio ya llevaba media docena en el zurrón. Al final de la jornada se colgaría 22.

    Nos acompañó durante la jornada, el guarda de la finca, Miguel Ángel, que conoce como nadie las querencias de las patirrojas.

    A mí, particularmente, cazar en el coto de Moisés, en este coto me refiero porque gestiona otros muchos, me gusta por varios motivos:

    El primero es por la cordialidad y la simpatía de Moisés. Se deshace en atenciones.

    En segundo lugar porque el cazadero es auténtico y las perdices vuelan bien. Una vez abatidas cuesta diferenciarlas de las de monte. Pico rojo intenso, las patas totalmente limpias y el plumaje detecta a las claras que llevan varias semanas fuera de las jaulas, algunas, incluso, más tiempo.

    Y en tercer lugar, si no tienes perro, como es mi caso, pone a tu disposición cualquier raza, pero sobre todo, bracos y pointers, que cría y entrena con gran esmero y dedicación.

    Yo tuve este miércoles la suerte de cazar con sus perros. Como la mañana era muy calurosa empezamos primero con un braco de color negro y un setter gordon de nombre Sara. A mitad mañana y para evitar cualquier golpe de calor en los perros, dejamos descansar a Sara y a su compañera, Simba creo que se llamaba y probamos con otros dos bracos, uno de ellos hija de Katty, una braca con la que tuve ocasión de cazar el año pasado y que me dejó maravillado con las muestras que hacía. Los perros a las órdenes de Miguel Ángel lo hicieron francamente bien.

    Yo anduve bastante fallón, menos mal, que al final enmendé la plana y me colgué 12 perdices, con un doblete y un conejo, pero tuve que gastar dos cajas de cartuchos para poder llegar a la docena de perdices, errando algunas patirrojas de las que no olvidas en mucho tiempo.

    Cuando el calor más apretaba, dejamos de cazar y nos fuimos a la casa donde Moisés nos había preparado un delicioso arroz con carabineros para chuparse los dedos. Un auténtico lujo que en el campo se agradece aún más.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook