Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 20
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    Crecemos en términos de PIB, pero seguimos sin resolver el paro

    Las buenas previsiones del FMI para la economía española para 2016 y 2017 contrastan con la contracción de otras economías europeas, siendo España, si se cumplen los pronósticos, la que más va a crecer en los próximos años.

    Sin embargo, el gran problema de la economía española todavía sin resolver, a parte de la altísima tasa de paro, sigue siendo la abultada deuda pública, que ya supera  el 100% del PIB y que no ha parado de crecer con Mariano Rajoy como presidente del gobierno . En 2010 la deuda pública era de 649.000 millones de euros, el 60,10% del PIB. En cinco años ha crecido un 66%.

    La deuda per cápita, que es el resultado de dividir la deuda total de un país por el número de habitantes arroja una cifra de 22.000 euros, que es lo que cada españolito tendría que pagar para que no hubiera deuda.

    Pero el problema no es la deuda, todos los países están endeudados en mayor o menor medida. Japón , por ejemplo, tenía en 2013 una deuda pública, que superaba el 242% del PIB.

    El endeudamiento es bueno si sirve para acometer inversiones y garantizar bienes y servicios públicos, sin embargo,  se ha convertido en un obstáculo para la recuperación económica en esa diatriba impuesta desde Bruselas entre austeridad y crecimiento.

    Endeudarse para acometer inversiones es bueno y casi siempre necesario, el problema es cuando ese endeudamiento va destinado a obras faraónicas de nula rentabilidad, tanto social como económica y a sobrecostes disparatados. Y en la Comunidad Valenciana y bajo los gobiernos del PP tenemos por desgracia muchos ejemplos de dinero público mal empleado: aeropuertos sin aviones o edificios futuristas a medio terminar, por ejemplo.

    España dedica al pago de intereses algo más de 36.000 millones de euros.

    Los expertos económicos estiman que  para que el crecimiento sea sostenido hay que reducir la deuda, pero para que esta no sea insostenible hay que apostar por tres premisas: perseverar con los ajustes fiscales, conseguir unas buenas condiciones financieras y acometer reformas estructurales.  No nos equivoquemos: Mantener una deuda elevada sin abordar  reformas significa hipotecar el futuro: el nuestro y el de las generaciones venideras.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook