Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 17
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Cuándo debemos ejercer al derecho a la información?

    ¿Deben los medios de comunicación informar sobre los actos terroristas, que cometen organizaciones criminales como el Estado Islámico o por el contrario deben silenciarlos?.

    Este artículo no pretende en modo alguno establecer una teoría filosófica o ética sobre el comportamiento de la prensa, pero sí me gustaría que sirviera a modo de reflexión sobre el papel de los medios de comunicación en temas relacionados con el terrorismo. Con cualquier clase de terrorismo.

    ¿El derecho a la información, que consagra nuestra Constitución, debe tener unos límites, por ejemplo, en cuestiones de terrorismo o, por el contrario, no debe estar sujeto a ninguna limitación, regla o norma de conducta?.

    Si el objetivo de estos grupos terroristas, a parte de atemorizar e imponer un estado de terror,  es difundir y dar a conocer sus masacres ¿no están los medios de comunicación contribuyendo, en cierta medida, con su divulgación a darles un inmerecido protagonismo?.

    Silenciar u ocultar esa información ¿sería tanto como negar el derecho a informar?.

    Si informamos, ¿no estamos, a la vez, sirviendo a su causa, que no es otra que la de la propaganda terrorista?.

    Cuando ETA estuvo tan activa y asesinaba a un militar o a un guardia civil cada día, hubo quien defendió, que no se dedicara ni una sola línea del periódico a informar sobre sus horribles crímenes. De esta manera se buscaba que la prensa no fuera altavoz de sus acciones terroristas. No hubo acuerdo en este sentido y la prensa siguió informando y ETA continuó matando y sus crímenes aparecían en las portadas de todos los periódicos. También en la prensa internacional.

    Recientemente, durante el secuestro a una cafetería de Sidney, Australia, que duró más de dieciséis horas y que se saldó con el secuestrador  muerto y otros dos rehenes fallecidos, las televisiones de medio mundo estuvieron, ininterrumpidamente, dando información sobre el suceso. El falso clérigo aprovechó su acción para colgar una bandera del EI, mientras mantenía atemorizados en el interior de la cafetería a todos sus rehenes.

    Las decapitaciones y ejecuciones del EI son grabadas y colgadas inmediatamente en las redes sociales para difundirlas y darlas a conocer al mayor número de personas.

    Pero, ¿qué pasaría si nadie se entera de esas acciones? ¿Qué ocurriría si no trascendieran a la opinión publica sus macabras acciones?. Imagínenselo por un momento.

    Sinceramente, creo q habríamos roto una de sus principales vías si no de financiación, sí desde luego de comunicación como es la propaganda.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook