Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio sim贸 gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio sim贸 gisbert

patricio sim贸 gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opini贸n sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una 贸ptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguir茅 intent谩ndolo.


Archivo

  • 18
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    Cuando falla la solidaridad


    Hace sólo unos días, el grupo terrorista Boko Haram arrasaba pueblos y aldeas enteras y asesinaba a 2.000 personas, en su mayoría cristianos. Las devastadoras imágenes del genocidio las pudimos ver gracias al satélite.
    Unos meses antes, este mismo grupo islamista radical secuestraba en una escuela del país africano a 200 niñas para venderlas como esclavas sexuales.
    La movilización y las protestas ciudadanas para condenar el atentado contra el semanario francés Charlie Hedbo y la presencia de mandatarios internacionales en el país vecino no se vieron en la misma proporción en Nigeria para condenar la masacre de Boko Haram contra la población civil.
    Tampoco la ONU se ha planteado el envío de tropas a Nigeria para frenar la escalada de violencia. Chad y Camerún, sí van a enviar tropas a la zona para ayudar al gobierno del presidente Goodluck Jonathan a desarbolar a la milicia integrista de Boko Haram.
    No he visto a ciudadanos belgas, franceses, italianos o alemanes salir a la calle a manifestarse contra el genocidio de Boko Haram. Ni tampoco a ningún presidente desplazarse hasta Nigeria para condenar la barbarie islamista del grupo radical. No he percibido la misma solidaridad con unas víctimas que con otras.
    No quiero plantearlo en términos numéricos de 12 contra 2.000 porque una sola víctima me parece ya abominable y no es cuestión de poner cifras.
    Pero cuando hablamos de seres humanos, sean de un continente o de otro, profesen una religión u otra, sea o no en nombre de la libertad de expresión deberíamos comprometernos por igual. De lo contrario parece que haya ciudadanos de primera y de segunda.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook