Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 14
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cuando la caza deja de serlo para convertirse en un sucedáneo

     

     

    Ante la prohibición este año de tirar a las perdices y para matar el gusanillo, se soltaron en el coto de Fontanars dels Alforins, 200 codornices y 100 faisanes en distintas zonas del acotado.

    Yo me enteré porque un amigo mío, Juan Carlos Bataller, me lo dijo. Sin embargo, no pude salir el primer día.

    La sociedad redactó una carta, que se entregó a los socios donde se explicaba las razones que les había llevado a prohibir la caza de la perdiz 'muy a su pesar'.

    En la misiva se decía también que se iba a proceder a la suelta de codornices y faisanes ,sin especificar en qué zona del acotado.

    El término de Fontanars es grande, así que los más avispados dieron pronto con los faisanes y las codornices.

    La junta directiva hace responsable al propietario del talón y al cazador, como falta muy grave, es decir, retirada del talón de caza durante cinco años y sanción económica, que no se especifica, si se incumple alguna normativa.

    Abatir una perdiz lleva aparejada la máxima pena. La misma que disparar desde el coche, excederse del cupo o cazar en las zonas de reserva.

    Es obvio, que el cazador que incumpla alguna de estas leyes es responsable de sus actos. Pero, lo es quién vendió el talón?. Según el criterio de la junta directiva, sí.

    Los propietarios de fincas por el hecho de ceder los terrenos a la sociedad para la práctica cinegética y dado que no hay retribución económica, en función de la extensión de sus tierras tienen derecho a una serie de talones de caza.

    El propietario puede cazar o vender el talón. También regalarlo a quien estime oportuno, como es mi caso.  Si lo vende y no comunica a quien lo ha comprado la prohibición este año, por ejemplo, de cazar la perdiz y el cazador abate una patirroja son responsables ambos.

    El primero por no informar debidamente y el segundo por abrir fuego.

    Soltar animales sin ton ni son,  sin ningún control, por el mero placer de matarlos, no me gusta. La caza no tiene nada que ver con eso.

    Entiendo que haya mucha gente ávida de apretar el gatillo y más cuando han pagado el talón de caza y le dicen que este año no se va a cazar, pero ese no es el camino para recuperar la perdiz autóctona.

    La suelta de animales en el campo sean perdices, faisanes o codornices  o la especie que sea porque hoy hay de todo a gusto del consumidor, en este caso cazador debe hacerse con un mínimo control veterinario y muchas granjas no están preparadas para ello. No digo yo que esta no lo estuviera porque lo desconozco, pero la gran mayoría no lo están y muchas veces lo que hacemos es contaminar el coto con animales de granja.

    Mucha culpa de que hoy la perdiz autóctona esté en clara decadencia se debe a la suelta indiscriminada y sin ningún control de perdices de granja, transmisoras de muchas enfermedades.

    Además, donde se sueltan perdices, es nido seguro de alimañas porque son presa fácil para zorras, urracas o jabalíes.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook