Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio sim贸 gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio sim贸 gisbert

patricio sim贸 gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opini贸n sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una 贸ptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguir茅 intent谩ndolo.


Archivo

  • 14
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    Cuando lo que importa son las personas

    Hay cuestiones que no son ni de derechas ni de izquierdas y que requieren, por tanto, a mi modesto entender una solución humana y social, independientemente, de la opción política que se elija y del partido al que votemos. Me refiero, por ejemplo, a los desahucios, la pobreza energética o la pobreza infantil.
    Normalmente, es la izquierda quien se arroga la defensa de esos valores, también de la cultura, cuando, precisamente, la defensa de esos valores no debería tener ningún sesgo político.
    No es admisible, que en pleno siglo XXI haya familias que no pueden encender la calefacción de sus casas para protegerse del frío. Muchas de las cuales mueren, literalmente de frío. Es urgente tomar medidas de inmediato para que esto no ocurra, garantizado unos servicios mínimos, como es el suministro eléctrico a todas estas familias, sin ingresos o con rentas muy bajas.
    Y lo mismo cabe decir de los desahucios. Familias enteras que tienen que dejar sus casas porque se han quedado sin trabajo y no pueden pagar la hipoteca. Ancianos, madres con niños pequeños en sus brazos, dependientes en sillas de ruedas … La cara más dura del capitalismo a ultranza.
    Cuando las entidades financieras daban el dinero fácil a familias enteras con una sola nómina para comprase la vivienda, el coche o el apartamento en la playa, o las tres cosas a la vez, no cayeron en la cuenta o si lo hicieron poco les importaba, que la situación podía revertirse en un escenario de vacas flacas como el actual frente a la bonanza económica del pasado.
    Los resultados de aquella fiesta lo están pagando los de siempre.
    Este desalentador panorama tiene lugar en un escenario donde las eléctricas y los bancos obtienen pingües beneficios en sus balances y en sus cuentas de resultados. Aunque por los hechos pudiera parecer todo lo contrario.
    Todos los partidos, sin excepción, deberían llevar en sus programas, como dogma de fe, que los seres humanos están por encima de las cuentas de resultados de las empresas y que no se puede tratar de manera denigrante a nadie ni privarle de lo más básico.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook