Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio sim贸 gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio sim贸 gisbert

patricio sim贸 gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opini贸n sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una 贸ptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguir茅 intent谩ndolo.


Archivo

  • 19
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nacional Valencia

    De descaste en el Bonillo

    Primer día de descaste de conejos en el coto de caza intensiva Casa Emilia, que gestiona Tomás Martínez, situado en el Bonillo, en la provincia de Albacete.
    Tenía ganas de desenfundar la escopeta y pegar cuatro tiros a los rabudos, pero nada comparable a la caza del conejo con perro. Si no que se lo pregunten a los podenqueros. Y a los que nos gusta cazar con perro sea de muestra o no, también.
    Habrá que esperar hasta el día 1 de agosto para poder salir al monte con nuestro incansable compañero de fatigas. Sin embargo, en los cotos de caza intensiva, como es el caso, no entiendo porqué no se puede llevar perro cuando se abre para el descaste. En los acotados donde hay pollos de perdiz, todavía hay perdigones como codornices o más pequeños es normal que no se pueda cazar con perro para no molestar a las patirrojas, además, con estos calores no es bueno agobiarlas ni cansarlas, pero en los cotos de caza intensiva no tiene razón de ser porque todavía no se ha hecho la suelta de perdices y lo que pueda criar allí y nada es lo mismo. De la misma manera que la apertura de la veda se adelanta unos días en estos cotos debería permitirse cazar con perro y no esperar a agosto. Los permisos para el descaste del conejo los concede la Conselleria para paliar los daños causados en la agricultura. Normalmente en los cultivos de cereal, pero también en viñedos y frutales.
    La mañana no se ha dado mal del todo, aunque he empezado errando el primer conejo de la temporada, que ha arrancado de mis pies al entrar en un reguero y prácticamente chafarlo. Para ser el primer día corrían que se las pelaban y estaban bastante espabilados, dando pocas oportunidades y evitando salir a terreno abierto.
    A penas ha llovido durante la primavera y el terreno está muy seco. El conejo tiene un oído privilegiado. Conforme íbamos batiendo la mancha que nos han asignado, veíamos a los conejos corretear por delante de nosotros, guardando las distancias.
    Me ha acompañado durante la jornada uno de los guardas de la finca, Juan Antonio. Hay que ver la destreza con la que desolla los conejos. El secreto es hacerlo inmediatamente muerto el animal. Los limpia apretándoles el buche, sin necesidad de meterle la navaja. Yo soy incapaz de quitarles las tripas, antes y después y en épocas de calor es lo primero que se debe hacer, si no queremos tirar la caza al cubo de la basura.
    El conejo en esta zona de Castilla La Mancha ha diezmado mucho, como consecuencia de enfermedades como la mixomatosis, aunque poco a poco su población se va recuperando. La que no levanta cabeza es la liebre, que prácticamente ha desaparecido y que antaño dio tan buenas jornadas de caza a cazadores y galgueros. Dicen que la causa son las autovías, que les ha cortado el paso.
    Lo que sí se ha visto es bastante revuelo de palomas torcaces a lo largo de toda la mañana. Iban a comer a un campo de lentejas que hay en la finca. El problema es que cuando se abre la media veda ya han cambiado de lugar.
    El día ha salido parcialmente nublado, lo que nos ha permitido estar en el campo, sin pasar excesivo calor hasta las 10 de la mañana. Más tarde es absurdo seguir cazando porque los conejos ya se han encerrado en las madrigueras.
    A pesar de no llevar perro he matado un par de conejos a la carrera que te suben la autoestima. Da gusto revolcarlos a 20-25 metros. Al final la percha no ha sido mala del todo, 6 conejos y 18 tiros. Podía haberla ampliado con un par de conejetes más, pero no me puedo quejar.
    A las 10 nos esperaban en la casa un grupo de cazadores y de amigos que habitualmente se reúnen los fines de semana para almorzar. Corpus nos ha preparado unas deliciosas sardinas, acompañadas de chorizos y rabo de toro. Todo un manjar, que en el campo sabe a gloria bendita.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook