Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 02
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De héroe a traidor

     La convivencia pacífica en el País Vasco va a ser complicada. Las víctimas van a tener que convivir con sus verdugos, muchos de los cuales, no han mostrado el más mínimo arrepentimiento por sus crímenes.

    En pequeños municipios del País Vasco es fácil encontrarse con el asesino de tu padre o de tu marido de vecino. O vértelo cara a cara cuando vas a comprar el pan o a recoger a los niños al colegio.
    Ahora ha ocurrido un caso a la inversa y le ha tocado el turno a un antiguo miembro de ETA, Iñaki Recarte, que se acogió a la vía Nanclares, se desvinculó de la banda terrorista, renegó de su pasado terrorista y pidió perdón públicamente a las víctimas. Nada de esto han hecho el medio centenar de presos que han salido de la cárcel tras la derogación de la doctrina Parot.
     Recarte estaba acusado de colocar un coche bomba contra una patrulla de la Policía Nacional en Santander en el que murieron tres personas y otras 21 resultaron heridas. El Tribunal que le juzgó le condenó a 203 años de cárcel.
    Recarte regenta un bar familiar en un pequeño pueblo navarro y ha sentido en su propia carne el rechazo del mundo abertzale, le acusan de traidor, por acogerse a medidas de reinserción.
    Dos bertsolaris, que en castellano significa improvisadores de poesía cantada, declinaron actuar en el bar de Iñaki Recarte por considerarlo un 'arrepentido'.
    No estoy comparando el caso de  Recarte con los asesinatos que ha cometido ETA, ni mucho menos, pero sí es importante gestos como el de Recarte en aras de la pacificación y la convivencia democrática.
    El antiguo pistolero de ETA ha pasado de ser considerado un héroe entre sus compañeros a un vulgar traidor por renunciar a la violencia y arrepentirse de los asesinatos cometidos. Ahora trata de rehacer su vida como muchos otros que abandonaron el mundo violento. Mientras perviva el rencor y el odio, no hay paz posible.
     
     
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook