Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 04
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De vueltas con Bolinaga

     

    El etarra Boligana vuelve a ser motivo de polémica. Si hace unos meses lo fue porque la Audiencia Nacional decretó su puesta en libertad alegando motivos médicos, pese a la negativa de instituciones penitenciarias y de la inmensa mayoría de la opinión pública, ahora se le atribuye un nuevo asesinato, cometido en 1986 contra un agente de la Guardia Civil. Concretamente, contra el cabo Antonio Ramos en Mondragón. Bolinaga está acusado, además de cometer otros dos asesinatos.
    La cuestión a dilucidar ahora es qué argumento o argumentos van a esgrimir los jueces para meterlo de nuevo en prisión, si ya ordenaron su puesta en libertad, alegando razones humanitarias, dándose la paradoja de que no vaya a la cárcel por más asesinatos que se le atribuyan. Si estaba enfermo entonces lo sigue estando ahora. Y ese es el argumento que utilizó la Audiencia Nacional para ponerlo en libertad.
    Con la puesta en libertad del carcelero de Ortega Lara, que no ha mostrado el más mínimo arrepentimiento, y que mantuvo enterrado vivo durante 532 días al funcionario de prisiones, se vuelve a reabrir el debate sobre si fue acertada o no la decisión de ponerlo en libertad,  bajo arresto domiciliario, pese a todos los informes que había en su contra.
    Fue una decisión meramente humanitaria o política como algunos sostienen, entre ellos el propio Lara?.
    No me cabe la menor duda que la decisión fue jurídica y obedeció a razones puramente humanitarias y, por tanto, no cabe otra cosa que aceptar la sentencia, aunque muchos no la compartamos.
    Si los jueces hubieran optado por dejarlo en la cárcel y muere en un plazo corto de tiempo, tal como los médicos pronosticaban, hubiéramos convertido a Bolinaga en un mártir de la lucha armada.
    Me pregunto  si el resto de los internos aquejados de un cáncer terminal que hay en las cárceles españolas reciben o han recibido el mismo trato que el mismo tipo que cuando fue detenido se negó a revelar el paradero de Ortega Lara y dijo 'que se muera de hambre ese carcelero'.
    Y  lo  que mucha gente se sigue preguntando y  con razón es cómo a un tipo como Bolinaga se le respetan los derechos humanos y se le permite salir de la cárcel y recibir el tratamiento contra el cáncer en su casa, con dos ertzainas que le custodian mientras él o gente del entorno proetarra no tenían el más mínimo miramiento para descerrajar un tiro en la nuca, colocar un coche bomba o una bomba lapa y matar a sangre fría a quienes no pensaran como ellos.

    Qué cinismo y qué desvergüenza escucharles ahora invocar los derechos humanos a ellos precisamente que jamás los respetaron.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook