Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 15
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Dos varas de medir

     

     
    La coalición de Cayo Lara ha vuelto a pedir la reprobación del franquismo y su equiparación con el régimen nazi. Y se han quedado tan anchos sus señorías.
    Salvando las distancias que hay entre un régimen y otro, las muertes en el régimen nazi se cuentan por millones, durante el franquismo y el postfranquismo también hubo muertos, pero nada que ver con los millones de judíos, que fueron exterminados en las cámaras de gas y en los campos de concentración, equipararlas me parece desproporcionado,  aunque ambos como regímenes totalitarios son absolutamente reprobables, no deja de sorprenderme, sin embargo, el cinismo y la desfachatez de IU cuando condena unas dictaduras y no otras.
    Esto es algo muy común y habitual en la izquierda. Arremeter contra dictaduras como la chilena, la argentinao la propia dictadura de Franco, pero acallar, justificar y no denunciar cuando se perpetran otras igualmente sanguinarias y execrables en nombre del proletariado y de la clase obrera, o sea, en nombre del comunismo.
    Por dar sólo unas cifras,  la dictadura de Stalin dejó más de 50 millones de muertos.
    La izquierda tiene dos varas de medir, según le convenga.
    IU defiende y justifica dictaduras como la cubana, la boliviana o la venezolana porque en el fondo están defendiendo lo mismo, es decir, abolición de la propiedad privada, nacionalizaciones, expropiaciones, anti europeísmo a ultranza, aplicación del marxismo en la economía, eliminación de las clases sociales, persecución al opositor y nula libertad de prensa y opinión. Lo propio en los regímenes totalitarios.
    Franco murió hace 36 años y su régimen con él. Las preocupaciones de los españoles en pleno siglo XXI son otras muy distintas que las de echarse muertos a la cabeza y reabrir viejas heridas que ya se creían superadas. Pero por lo visto no es así. Al menos, para algunos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook