Blog 
Desde la azotea
RSS - Blog de patricio simó gisbert

El autor

Blog Desde la azotea - patricio simó gisbert

patricio simó gisbert

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sobre este blog de Nacional

No pretendo en absoluto sentar dogma de nada sino sencillamente dar mi opinión sobre lo que va ocurriendo en el mundo, desde una óptica muy personal y a ser posible amena. Si lo consigo: estupendo; si no, seguiré intentándolo.


Archivo

  • 04
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El bou en corda entre las cuerdas

     

     

    Cataluña fue la primera CCAA en prohibir las corridas de toros, sin embargo, y paradójicamente mantiene otros festejos como el toro ensogado, los toros al mar, el toro embolat o los encierros, alegando viejas tradiciones, como si la fiesta de los toros no fuera igualmente una tradición.

    Vaya por delante que no me gustan los toros y no asisto a ninguna corrida taurina, pese a tener en la familia un torero como es Vicente Barrera, aunque ya alejado del mundo de la tauromaquia.

    Tampoco me gustan las prohibiciones.  De ningún tipo. Sencillamente no voy a los toros y punto y el que quiera que vaya. Soy absolutamente respetuoso con las aficiones de cada cual aunque no las comparta.

    Dicho lo cual, me parece que si el motivo de acabar con ambos festejos es el maltrato al animal, tanto en un caso como en otro podía alegarse este argumento, pero ocurre que en el caso de las corridas de toros y especialmente en Cataluña, los toros van asociados a la fiesta nacional  y eso ya son palabras mayores.  Y todo aquello que suene a simbología españolista debe prohibirse. Pero si se trata de los correbous como ellos lo llaman o del toro embolat, donde al animal se le colocan unas antorchas en las astas y presa del pánico al ver su cabeza pasto de las llamas el toro muge, babea y da cabezazos hasta la extenuación para desprenderse del artilugio que le han colocado en los cuernos, a veces, incluso fuegos artificiales  entonces no pasa nada ni hay maltrato al animal, a pesar de que muchos animales quedan ciegos y sufren quemaduras. También el País Vasco y Navarra quiere someterlo a votación, aunque de momento siguen celebrándose corridas de toros. Supongo que Biildu sacará pronto una iniciativa popular para acabar también con la fiesta de los toros por sus connotaciones españolistas.

    En Ontinyent se debate estos días, si debe seguir celebrándose o no el bou en corda. Una vieja tradición, que congrega todos los años a miles de aficionados por sus calles.

     El tripartito quiere llevarlo ahora a consulta, tras la iniciativa presentada por IU-Els Verds. Me parece consecuente, que si se han manifestado en contra, por ejemplo, de la fiesta de los toros hagan lo propio ahora con el bou en corda. No tiene sentido prohibir unas fiestas, que pueden parecer cruentas, inhumanas y salvajes para algunos y permitir otras igualmente truculentas alegando cuestiones atávicas. También lo era en la época de los romanos tirar a los cristianos al foso de los leones.

    Ciertamente, hay tradiciones, algunas medievales, que mejor deberían dejar de serlo. Me viene a la cabeza ahora mismo el torneo del  toro de la Vega en Tordesillas, donde al animal es alanceado hasta darle muerte, previamente le clavan toda clase de objetos punzantes. Una auténtica salvajada, que fue declarada fiesta de interés turístico.

    Pero hay otras muchas que sigue gozando del beneplácito del respetable.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook